Turquía detiene a más de 110 kurdos por conexiones con el PKK

El operativo de contra-terrorismo contra los kurdos en Turquía ocurre en las vísperas de las elecciones presidenciales del 14 de mayo

Este martes 25 de abril, la policía turca llevo a cabo una operación de contra-terrorismo deteniendo a más de 110 activistas por supuestas conexiones con el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK). Si bien se produjo simultáneamente en 21 provincias, el operativo se centró en la ciudad de Diyarbakir, que cuenta con una población mayoritariamente kurda.

Los medios de comunicación estatales alegan que los detenidos son sospechosos de financiar y reclutar miembros para el PKK, considerado como una organización terrorista por Turquía, Estados Unidos y la Unión Europea.

La directora asociada de Europa y Asia Central de Human Rights Watch, Emma Sinclair-Webb, dijo que el acceso al expediente de investigación estaba restringido y afirmo en Twitter que el operativo «claramente era un abuso de poder y una táctica de intimidación antes de las elecciones«.

Entre los detenidos hay varios miembros del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) que ha sido acusado por las autoridades turcas de estar vinculado al PKK. Varios miembros del partido se han reunido con Abdullah Ocalan, presiente del PKK, quien se encuentra preso desde el 2002 bajo cadena perpetua por traición y separatismo.

La Corte Suprema está actualmente decidiendo si proscribir al HDP o impedir que sus 550 principales miembros participen en la política por 5 años, por lo cual los arrestos pueden ser considerados como otra maniobra de presión contra el partido pro kurdo.

El HDP, principal partido kurdo en la política turca, ha mostrado apoyo al candidato opositor más popular, Kemal Kilicdaroglu, del Partido Republicano del Pueblo, que se enfrentará cara a cara con el actual presidente turco, Recep Tayyip Erodgan, en lo que parecen ser el mayor desafío electoral para este desde su llegada al poder a principios de siglo. Esta situación ha sido agravada por los trágicos terremotos del 6 de febrero, que se cobraron la vida de más de 50.000 personas, y por la crisis económico que enfrenta el país, con altos niveles de inflación.

Tayip Temel, vicepresidente del HDP, declaró en su cuenta oficial de Twitter que, “en vísperas de las elecciones, el gobierno ha recurrido una vez más a detenciones por miedo a perder el poder”.

Los conflictos entre el PKK y el estado turco datan de 1984 cuando la insurgencia kurda comenzó a buscar más fehacientemente su propia independencia con vistas a  formar el gran Kurdistán, un Estado-Nación que incluiría territorios de Turquía, Irak, Irán y Siria.

En el 2016, Turquía se involucró directamente en la guerra civil siria lanzando una serie de operaciones militares terrestre y aérea, ocupando más de 8.000 km2 del norte sirio, con el objetivo de evitar la consolidación de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria en el Kurdistán sirio, conocida como Rojaba. La región lucha por su autonomía principalmente contra el gobierno turco y sirio.

“Si Dios quiere, pronto los erradicaremos a todos con nuestros tanques, artillería y soldados”, declaró Erdogan anunciando el lanzamiento de otro operativo militar a finales del 2022.

Mientras varios conflictos desescalan en Medio Oriente con la restauración de las relaciones entre Irán y Arabia Saudita, el enfrentamiento kurdo-turco parecería que está lejos de terminar, y las próximas elecciones turcas marcaran su rumbo.

Compartí tu opinión
Tobías Yapur Alí
Tobías Yapur Alí
Artículos: 36

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *