Se intensifica la violencia en la capital de Haití

La violencia en las calles de los barrios de Puerto Príncipe aumenta a medida que los grupos criminales avanzan y pasan a controlar cada vez mayores porciones de territorio.

La capital de Haití, Puerto Príncipe, quedó bloqueada durante la jornada del jueves debido a que columnas de barricadas en llamas levantadas en las calles de varios vecindarios obligaron a los residentes a refugiarse o regresar a sus hogares. Esto ocurre debido a los últimos episodios de violencia provocados por las pandillas, las cuales ya han tomado control de gran parte del país caribeño.

Las pandillas están tomando el control de distintos barrios de la capital haitiana, obligando a la gente a trasladarse de un lugar a otro sin ninguna ayuda económica o social. El último de los asedios se ha producido en el área de Solino, el cual comenzó hace unos pocos días. Algunos analistas afirman que si Solino finalmente cae, muchos otros vecindarios ahora pacíficos también podrían caer

Además de hacerse con el poder, las pandillas buscan presionar al primer ministro interino, Ariel Henry, antes de que expire un acuerdo político en el cual descansa su poder. La fecha límite del acuerdo es el próximo 7 de febrero.

«La policía está ausente. La fuerza física pública no está presente«, aseguró Pierre Esperance, de la red de derechos humanos RNDDH; y agregó que «la población de (otras) zonas ha bloqueado las calles en solidaridad con Solino«.

Henry se enfrenta a múltiples grupos y personajes políticos que buscan sacarlo del poder, incluido Guy Philippe, un ex rebelde y delincuente convicto en Estados Unidos. Además, Moïse Jean-Charles, líder del partido Pitit Dessalines, ha convocado a protestas en los próximos días y semanas.

Cabe aclarar que si bien el acuerdo expira el próximo 7 de febrero, actualmente no hay una fecha fijada para una nueva elección presidencial. Por ello, el pueblo haitiano pide elecciones libres y sin violencia, tras la destitución del presidente en 2021.

Fuerza multinacional en Haití liderada por Kenia

La nueva escalada de violencia se produce pocos días antes de la decisión judicial que se espera para el 26 de enero sobre una fuerza multinacional liderada por Kenia para enfrentar la violencia de las pandillas en el país, uno de los más pobres del hemisferio occidental y del mundo.

En octubre del 2023, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó una resolución que autoriza el despliegue de una fuerza multinacional en Haití, liderada por Kenia, para ayudar a combatir a las bandas violentas que han ganado poder y desbordan a la policía.

Haití solicitó la intervención por primera vez en octubre de 2022, pero ni Estados Unidos ni la ONU estaban dispuestos a dirigirla, y los esfuerzos de Washington para convencer a Canadá de que lo hiciese no tuvieron éxito.

En aquel entonces, una alianza de pandillas conocida como “G9 y Familia”, dirigida por un expolicía, había tomado el control de una terminal clave de combustible en la capital, Puerto Príncipe, paralizando el país y cortando el acceso al agua, al combustible y a productos básicos. La banda permitió finalmente el acceso de camiones a la zona, pero, desde entonces, las pandillas solo han aumentado su poder.

En julio, Kenia se ofreció a liderar una fuerza multinacional para combatir la violencia en Haití. Estados Unidos envió una resolución al Consejo de Seguridad para autorizar el despliegue, que fue aprobada con 13 votos a favor y dos abstenciones, de China y Rusia.

La resolución de siete páginas elaborada por el gobierno de Estados Unidos autoriza el despliegue de una fuerza armada multinacional durante un año para ayudar a Haití a combatir las pandillas. Asimismo, incluye el ofrecimiento de Kenia para liderar el operativo, que se financiará con contribuciones voluntarias.

También, la resolución pide que el desempeño de la fuerza se revise luego de nueve meses, y que los líderes de la misión informen al Consejo de los objetivos del operativo, de las reglas de enfrentamiento, de las necesidades financieras y de otras cuestiones antes de un despliegue completo.

El documento pide además que la fuerza colabore con la Policía Nacional haitiana para “luchar contra las bandas y mejorar las condiciones de seguridad, además de proteger distintas infraestructuras clave. Por último, la fuerza también podrá “adoptar medidas temporales urgentes con carácter provisional” para evitar muertes y contribuir a la seguridad del país.

Compartí tu opinión
Santiago Vera García
Santiago Vera García
Artículos: 101

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *