Putin logra una predecible victoria en las elecciones rusas

Con una oposición inexistente y cuestionados resultados electorales, Putin se impone como el presidente de los próximos seis años.

El presidente Vladimir Putin gobernará nuevamente por los próximos seis años gracias a su esperada victoria en las elecciones. Esto lo convertirá en el líder con más años de servicio en Rusia, superando a Stalin.

Debido a las condiciones autoritarias en las que se desarrollaron los comicios, no es posible asegurar que los resultados sean un fiel reflejo de la opinión pública. Esta afirmación se argumenta principalmente por la eliminación de cualquier tipo de oposición real, aunque también por denuncias internacionales de fraude y un control severo sobre la población que ha generado una elección con resultados preanunciados. Lo que sí se puede evidenciar con certeza es el enrome poder de Putin y su capacidad para instaurarse en el poder.

Putin obtuvo alrededor de un 87,3% de votos, estableciendo el resultado más alto de la historia de Rusia luego de la Unión Soviética. La veracidad de los resultados es fuertemente cuestionada, por lo que el número podría distar altamente de la realidad.

El segundo candidato más votado resultó ser el comunista Nikolai Kharitonov con aproximadamente un 4% de votos, seguido por Vladislav Davankov en tercer lugar y Leonid Slutsky en cuarto lugar. Respecto al nivel de participación, alcanzó un 77%, superando los niveles del 2018 del 67,5%.

Putin utilizó su victoria para argumentar la existencia de un apoyo de la población hacia sus objetivos militares. De este modo, las elecciones le dan una apariencia de legitimidad. Como dijo Putin, la victoria demostraría que había hecho bien al enfrentarse a Occidente y que lo ayudaría a “consolidar a la sociedad” en torno a su liderazgo.

En un discurso de victoria luego del cierre de los comicios, Putin declaró que daría prioridad a la resolución de la “operación militar especial” en Ucrania y fortalecería al ejército. «Tenemos muchas tareas por delante. Pero cuando estemos consolidados, no importa quién quiera intimidarnos, reprimirnos, nadie lo ha logrado en la historia, no lo ha logrado ahora y no lo logrará nunca en el futuro«, comunicó.

Putin se mostró determinado a continuar con el aumento de las tensiones con Occidente y con la guerra en Ucrania. En la conferencia de prensa que realizó luego de las elecciones se le preguntó si creía que era posible un conflicto a gran escala entre Rusia y la OTAN, a lo cual respondió «creo que todo es posible en el mundo de hoy«.

Naciones como Estados Unidos, Alemania y el Reino Unido reaccionaron frente a las elecciones y declararon que las elecciones no fueron libres ni justas. Por otro lado, Irán, China, Venezuela, India y Corea del Norte enviaron sus felicitaciones a Putin.

«Las elecciones obviamente no son libres ni justas, dado que el señor Putin ha encarcelado a opositores políticos y ha impedido que otros se presenten contra él«, dijo el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

Por su parte, el presidente ucraniano Zelensky dijo que Este fraude electoral no tiene legitimidad y no puede tenerla”. Una continuidad de la determinación a la guerra por parte de Putin coloca a Ucrania en una situación cada vez más vulnerable, en la cual no se sabe cómo seguirán actuando aliados como Estados Unidos frente a una guerra tan extensa y costosa.

Las elecciones también se llevaron a cabo en cuatro regiones ucranianas anexadas por Rusia. Si bien las autoridades rusas informaron una participación de más del 80%, surgieron acusasiones de coerción hacia la población con la intervención de soldados rusos durante los comicios.

Está claro para todos en el mundo que este individuo, como ha sucedido tantas veces en la historia, simplemente está enfermo de poder y está haciendo todo lo posible para gobernar de por vida. No hay mal que no cometa para prolongar su poder personal. Y no hay nadie en el mundo que sea inmune a esto”, afirmó Zelensky.

A pesar de la represión y control que ejerce Rusia sobre su población, la jornada electoral no estuvo exenta de diversas formas de protesta. Miles de rusos se unieron en lo que denominaron el “mediodía contra Putin”, una protesta inspirada en el líder opositor Navalny que se llevó a cabo al mediodía del domingo. Estos ciudadanos formaron largas filas en los colegios electorales para expresar su descontento.

En algunos casos, se vandalizaron los puestos de votación vertiendo tinta o prendiendo fuego el cartón. Sin embargo, se argumenta que el temor hacia el régimen impide que grandes cantidades de ciudadanos se unan a una manifestación de este estilo. Al menos 74 personas fueron arrestadas el día de la protesta. Frente a esto, Putin comunicó que las protestas no tendrían ningún efecto en el resultado de las elecciones.

Si el control de Putin sobre todo el aparato estatal continúa, podría gobernar dos mandatos más, es decir, por 12 años hasta el 2036. La verdadera oposición no tendrá forma de acceder a las elecciones y, aunque así fuera, el fraude y las amenazas continuarían otorgándole la victoria a Putin. Por el momento, la muerte de Navalny dejó a la oposición sin su líder principal, mientras que otras importantes figuras se encuentran exiliadas, en prisión, muertas o imposibilitadas a postularse.

Compartí tu opinión
Camila Turner
Camila Turner
Artículos: 66

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *