Milei impulsa la transformación de YPF

La empresa redirigirá sus inversiones, desinvirtiendo en las áreas poco productivas y fortaleciendo aquellas con mayor potencial.

Al igual que en todos los sectores gubernamentales, la nueva dirección de YPF plantea un cambio ambicioso.

La estrategia de inversión se centrará en maximizar la rentabilidad del negocio, excluyendo cualquier iniciativa de índole política. Esto se evidencia en la asignación del 80% de la inversión de la empresa a Vaca Muerta, lo que conlleva una reducción de su involucramiento en sectores convencionales, como los ubicados en Chubut y Santa Cruz.

Argentina cuenta con un potencial considerable para la explotación de hidrocarburos no convencionales, ya que se sitúa como el cuarto y segundo país con mayores reservas de petróleo y gas no convencionales respectivamente, con un total de 27 mil millones de barriles y 802 billones de pies cúbicos. Estos recursos representan el 8% y el 11% del total mundial en esta categoría. Además, se encuentra entre los cuatro países a nivel global que llevan a cabo la producción de este tipo de hidrocarburos, compartiendo esta distinción con Estados Unidos, Canadá y China.

Vaca Muerta constituye la principal reserva de hidrocarburos no convencionales en Argentina. Ubicada en la cuenca neuquina, su descubrimiento inicial data de 1927, pero su significativo potencial solo fue confirmado en 2011. Con una extensión de 36,000 km2, ligeramente menor que la superficie de Suiza o los Países Bajos, se estima que posee recursos de aproximadamente 16 mil millones de barriles de petróleo y 308 billones de pies cúbicos de gas. Esta magnitud implica que, en caso de ser explotados, las reservas probadas del país se multiplicarían más de 8 veces, asegurando el suministro de gas y petróleo para los próximos 150 y 85 años respectivamente.

A lo largo de su historia, los ingresos principales de YPF provinieron de la venta de combustibles, conocido como el negocio «downstream» en la jerga energética. Sin embargo, esta fuente siempre estuvo sujeta a la influencia política del gobierno de turno. Bajo la presidencia de Javier Milei, en YPF sostienen que los precios son ahora determinados de manera libre. En consecuencia, la compañía se centrará principalmente en optimizar la producción de gas y petróleo (el upstream), lo que a su vez influirá directamente en los precios en las estaciones de servicio.

Bajo la nueva gestión, se dirigirán la mayoría de las inversiones hacia la cuenca no convencional, principalmente centrada en Neuquén, lo cual ha provocado tensiones con los gobernadores de otras provincias.

En las demás regiones, YPF llevará a cabo desinversiones de dos maneras: en los campos más maduros y menos productivos, transferirá la operación a empresas pymes y establecerá contratos de compra de petróleo a largo plazo. Mientras tanto, las áreas que requieran una mayor inversión se someterán a licitación y estarán disponibles para la venta.

A partir de marzo, YPF encabezará un espacio de colaboración con las principales compañías productoras de gas en el país con el propósito de llevar a cabo el proyecto más ambicioso en el ámbito energético: la construcción de una planta de licuefacción de gas para exportar 40 millones de metros cúbicos diarios para el año 2031.

Este proyecto se origina en la iniciativa de exportar Gas Natural Licuado (GNL) que se gestó durante la administración anterior en asociación con Petronas. YPF mantiene la intención de introducir un buque de licuefacción para iniciar la exportación de 6 millones de metros cúbicos diarios en el año 2027.

Dentro de los proyectos que YPF tiene en su agenda se encuentran las exploraciones en aguas profundas (offshore), donde existe optimismo por los significativos hallazgos petroleros realizados en Namibia, el país africano que estaba contiguo a Argentina hace 250 millones de años, en la época de Pangea, cuando existía un único continente.

Otro proyecto de interés es la formación Palermo Aike en Santa Cruz, que presenta similitudes con Vaca Muerta. Aunque se estima que su productividad podría no ser igual, la proximidad al mar podría hacer que la producción sea competitiva para la exportación.

En términos de infraestructura, YPF acelerará la implementación del oleoducto Vaca Muerta Sur. Para este propósito, Marín ha asignado la responsabilidad al ex ejecutivo de Techint, Gustavo Gallino, quien recientemente participó en la construcción del gasoducto Néstor Kirchner.

Este oleoducto, con una longitud cercana a los 600 kilómetros, conectará Neuquén con Punta Colorada, Sierra Grande, ubicada a 30 kilómetros del Golfo San Matías, en la costa atlántica de Río Negro. Inicialmente, tendrá una capacidad de transporte de 400.000 barriles diarios, la cual podrá duplicarse a 800.000 con la instalación de dos estaciones de bombeo. A partir de febrero, se abrirá la convocatoria a otras empresas del sector para licitar la capacidad de transporte antes de la fase de construcción.

Compartí tu opinión
Rocco di Riscio
Rocco di Riscio
Artículos: 57

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *