La junta militar en Níger dispuesta al diálogo

Una delegación nigeriana en representación de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) ha afirmado que junta militar que ha tomado el poder en Níger está abierta al dialogo y la diplomacia.

Luego del golpe de Estado que derrocó a Mohamed Bazoum, entonces presidente de Níger, el pasado 26 de julio, desde la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), liderada por el presidente nigeriano, Bola Ahmed Tinubu, se baraja la posibilidad de una intervención militar para reestablecer el orden constitucional en Níger, postura que ha sido rechazada no sólo por las juntas militares en Níger, Burkina Faso y Mali, sino también por ciertos grupos nigerianos.

En búsqueda de una solución pacífica, la CEDEAO aprobó el envío de una delegación de estudiosos islámicos nigerianos a Niamey, capital de Níger, para entablar diálogo directo con la nueva junta militar. El líder de la delegación nigeriana, Abdullahi Bala Lau, ha afirmado que las reuniones con el presidente de la junta militar, el general Abdourahamane Tiani, han durado largas horas y que las puertas para la diplomacia y la paz están abiertas.

Además, Lau dijo a Al Jazeera que Tiani ha “aceptado tener conversaciones totalmente directas con los líderes de la CEDEAO. “Queremos crear una vía por la cual los líderes del golpe de la junta en Níger tengan un diálogo con los líderes de la CEDEAO para entenderse entre sí para que la paz continúe reinando en nuestra región”, agregó Lau.

Según los informes del líder de la delegación nigeriana, Tiani enfatizó los lazos históricos entre Níger y Nigeria, diciendo que ambos países “no solo somos vecinos, sino hermanos y hermanas que deberían resolver los problemas de manera amistosa“. Además, en relación a la psoibilidad de una intervención militar, manifestantes nigerianos en la ciudad de Kano han asegurado que «la guerra contra Níger es injusticia«, a medida que flameaban banderas nigerinas y nigerianas, en apoyo al país vecino. 

La apertura al diálogo y la diplomacia por parte de la junta nigerina supone un paso fundamental para mantener cierta estabilidad en la región, tras el rechazo de intentos anteriores por parte de la CEDEAO y los Estados Unidos de mediar en negociaciones de paz. Es importante aclarar que la región del Sahel sufre hace ya unos años una intensa insurgencia yihadista, con lo cual un conflicto armado entre Níger, sus aliados Burkina Faso y Mali, por un lado, y la CEDEAO, por el otro, atentaría contra cualquier tipo de estabilidad y paz democrática que se persiga. 

A pesar de ser un país sin salida al mar, Níger tiene una gran importancia geoestratégica para las grandes potencias, y es por eso que varias de ellas ya han estado buscando expandir su influencia sobre la junta. Cabe recordarse que Níger es un país productor de uranio y base de fuerzas armadas de Estados Unidos, Francia, Alemania e Italia, países que cuentan con bases militares cuyo objetivo es combatir al terrorismo islámico antes de que este se traslade a las grandes ciudades occidentales. 

A su vez, Rusia y China también se han entrometido en el juego de la geopolítica en el Sahel, principalmente luego de que, tras los golpes de Estado en Guinea, Burkina Faso, Mali y ahora Níger, las nuevas juntas militares han buscado expulsar a la antigua potencia colonial, Francia. Desde Occidente, pro su parte, temen que la salida de Francia de la región deje a Rusia y China como aliados de los países sahelianos

Análisis: Claves del golpe de Estado en Níger: intereses extranjeros y  amenaza de intervención armada internacional - elDiarioAR.com
Manifestación pro rusa en Niamey, Níger

Aunque Tiani haya mostrado cierto intento de apertura de las negociaciones y de la diplomacia como medio, la junta ha tomado la decisión de procesar judicialmente al expresidente Bazoum, acción que ha generado descontento en la CEDEAO y las Naciones Unidas. Los voceros de estas organizaciones han declarado esto como un impedimento al dialogo y al desarrollo de la paz en Níger

El pasado domingo, el coronel Amadou Abdramane, vocero de la junta militar, declaró que «las autoridades militares habían reunido las pruebas necesarias para enjuiciar al presidente derrocado por alta traición y socavar la seguridad interna y externa de Níger«.

Ante esto, el vocero del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Vedant Patel, manifestó qué «esta acción es completamente infundada e injustificada y, sinceramente, no contribuirá a una resolución pacífica de esta crisis«. A su vez, desde la CEDEAO comunicaron que «esto contradice la voluntad informada de las autoridades militares en Níger de restaurar el orden constitucional por medios pacíficos«.

Según varias fuentes, lo que la junta busca es socavar la credibilidad y legitimidad de Bazoum para que, en las negociaciones hacia una transición democrática, no sea una opción que el presidente depuesto retome el poder, sino que buscan que el mando lo asumo alguien más cercano a los intereses de la junta.

Compartí tu opinión
Wenceslao Menceyra
Wenceslao Menceyra

Estudiante avanzado de Relaciones Internacionales en la Universidad Austral; focalizado en temas de Defensa, Seguridad y Conflictos Internacionales.

Artículos: 51

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *