La evolución y sentido de las Misiones de Paz de las Naciones Unidas en un mundo cambiante

Las misiones de paz son operaciones internacionales dirigidas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con el propósito de mantener la paz y seguridad en regiones afectadas por conflictos y crisis.

Las Misiones de Paz de las Naciones Unidas buscan mediar en disputas, supervisar acuerdos de cese al fuego, facilitar la entrega de ayuda humanitaria y promover la estabilidad en zonas en conflicto. Las misiones de paz pueden involucrar despliegues de fuerzas militares, personal policial y expertos civiles, con el fin de facilitar la transición hacia la paz, la reconstrucción y el desarrollo sostenible en las áreas afectadas.

Cabe resaltar que cada misión está diseñada específicamente según las circunstancias del conflicto y la región en donde se lleva a cabo, razón por la cual no existen dos misiones iguales.

Evolución del tipo de misiones

Con el tiempo, las misiones de paz han ido evolucionando en su forma de trabajo y organización, especialmente después del fin de la Guerra Fría, cuando los conflictos intraestatales superaron en número a las guerras entre Estados soberanos.

La ONU, principal organización responsable de las mismas, fundada hace 75 años tras la Segunda Guerra Mundial con el firme objetivo de «prevenir a las generaciones futuras del flagelo de la guerra«, sigue siendo también el máximo organismo encargado de preservar la paz y la seguridad en el mundo.

La Carta de las Naciones Unidas es un pilar fundamental en su funcionamiento, estableciendo principios de independencia política, igualdad soberana e integridad territorial de todos los Estados, y exigiendo el cumplimiento de obligaciones en virtud del Derecho Internacional. Asimismo, establece un sistema de seguridad colectiva donde el Consejo de Seguridad (CS) es el encargado de supervisar y hacer cumplir las resoluciones.

Estrategias y tipos de despliegues

En función de esta responsabilidad, la ONU implementa diversas estrategias para lograr la paz. De acuerdo con la doctrina establecida, los mecanismos o acciones de respuesta disponibles son:

  1. Prevención de conflictos.
  2. Pacificación.
  3. Imposición de la paz.
  4. Mantenimiento de la paz.
  5. Consolidación de la paz.

Es importante destacar que el mantenimiento de la paz solo puede llevarse a cabo con el consentimiento de las partes involucradas, mientras que la imposición de la paz es una medida coercitiva que no requiere el consentimiento de los contendientes y se aplica en situaciones sumamente graves, previo análisis y votación en el CS para aprobar dicho despliegue.

Cuando se decide enviar una fuerza de la ONU a un país o región, esto implica una variedad de actividades que modifican su organización, composición y tareas, dependiendo del tipo de misión. Esto va desde la observación y control en misiones clásicas de mantenimiento de la paz, hasta el desarrollo de operaciones de combate en situaciones complejas y peligrosas. En consecuencia, se pueden llevar a cabo tres tipos principales de misiones:

  1. Despliegue preventivo: combina alerta temprana y despliegue militar preparatorio para fomentar la confianza y prevenir hostilidades. Un ejemplo fue la Misión realizada en Macedonia Misión de las Naciones Unidas en Macedonia (UNPREDEP, por sus siglas en inglés).
  2. Misiones tradicionales: destinadas a apoyar acuerdos de paz o cese al fuego entre Estados, con un amplio empleo de observadores militares desarmados que son los responsables de vigilar el cumplimiento de lo pactado en el terreno. Por ejemplo, la UNTSO (United Nations Truce Supervision Organization – por sus siglas en ingles) en Medio Oriente.
  3. Misiones multidimensionales: normalmente desplegadas en conflictos intraestatales, involucrando elementos militares, policiales y civiles para cumplir tareas como vigilancia de alto el fuego, proceso político, protección de civiles y restauración del estado de derecho. Un ejemplo de este último tipo de misión es la Misión de la ONU en Sudán del Sur (UNMISS, por sus siglas en inglés).

Todos los países pueden contribuir con personal para integrar estas misiones. Hoy en día, los Estados que mayor cantidad de tropas aportan son los siguientes:

Fuente: Organización de las Naciones Unidas

Situación actual

Desde su primera misión de paz en 1948, las Naciones Unidas han desplegado un número significativo de operaciones de paz en todo el mundo. Se han establecido más de 70 operaciones de paz de la ONU en diferentes contextos espaciotemporales, y estas han abordado una amplia gama de desafíos, desde conflictos armados hasta crisis humanitarias y problemas políticos.

Actualmente, se encuentran en desarrollo 12 misiones en diferentes partes del planetaSeis se encuentran emplazadas en África, cuatro en Medio oriente, una en Europa (Kosovo) y una en la región de Cachemira, la cual es disputada por India, Pakistán y China.

Según diversos estudios y especialistas en el tema, existe una creciente probabilidad de que las operaciones de paz se enfrenten cada vez más con desafíos de seguridad denominados nuevas amenazas. Estos desafíos incluyen el terrorismo, el extremismo violento, la migración irregular, el narcotráfico, el crimen organizado y la degradación ambiental. Por lo tanto, en el corto y mediano plazo, ya sea por decisión o por necesidad, estas misiones deberán lidiar con mayor frecuencia con este tipo de problemas en las áreas donde operen.

Conclusión

Finalmente, podemos afirmar que las misiones de paz de las Naciones Unidas desempeñan un papel crucial en la promoción de la paz y la seguridad en todo el mundo. Si bien las misiones de paz han tenido éxitos notables al prevenir derramamientos de sangre y facilitar acuerdos de paz, también han enfrentado críticas y desafíos significativos. La adaptación constante es un elemento esencial, ya que el panorama de la seguridad global evoluciona y se vuelve más complejo día a día.

En este sentido, a lo largo de los años, las misiones de paz han sabido evolucionar para estar en condiciones de abordar desafíos cada vez más complicados, adaptándose a las cambiantes dinámicas de los conflictos y las amenazas emergentes. Estas misiones no solo se enfrentan a desafíos tradicionales de seguridad, sino que también deben lidiar con amenazas como el terrorismo, la migración irregular y el crimen organizado.

A medida que avanzamos hacia el futuro, es evidente que estas operaciones deberán ser cada vez más flexibles y estar preparadas para abordar una gama más amplia de problemas en las áreas donde operan. En este contexto, la ONU y la comunidad internacional deberán colaborar en la formulación de estrategias efectivas que permitan a las misiones de paz enfrentar con éxito estos desafíos y continuar trabajando hacia el objetivo fundamental de preservar la paz y la seguridad global.

Por último, las misiones de paz son un recordatorio tangible de la búsqueda colectiva de la humanidad por un mundo más seguro y pacífico, donde la diplomacia y el respeto por los derechos humanos deben prevalecer por encima de la violencia y la discordia.

Compartí tu opinión
Guillermo Castellanos
Guillermo Castellanos

Doctorando en Estudios Internacionales por la Universidad Nacional de Córdoba, Magíster en Estrategia y Geopolítica, Licenciado en Estrategia y Organización por la Universidad de la Defensa Nacional. Además es Técnico Superior en Estadística; Analista en Programación Administrativa por el Instituto Superior Juan XXIII; Técnico Universitario en Higiene y Seguridad por la Facultad de Ingeniería del Ejército y es Militar Retirado -Coronel- del Ejército Argentino- Fuerza en donde realizó diferentes cursos de formación (en el país y en el exterior), entre los cuales se destaca el de Oficial de Estado Mayor; habiendo participado además en distintas Operaciones Militares de Paz de la ONU en Chipre y en Haití (en dos oportunidades) y con la OTAN (Kosovo). Actualmente se desempeña como profesor en la Universidad Siglo 21 y en el Centro de Estudios Internacionales “Córdoba Global”.

Artículos: 23

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *