Guterres pide a la comunidad internacional tomar acción urgente ante la situación de Haití

El secretario general de las Naciones Unidas insiste en la autorización del Consejo de Seguridad para el despliegue inmediato de una fuerza internacional que ayude a la Policía Nacional de Haití en su lucha contra las bandas armadas.

El pasado sábado 1 de julio, el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, realizó una visita oficial a Puerto Príncipe en el marco de la crisis política, humanitaria y de seguridad que atraviesa el pueblo haitiano.

Un ciclo interminable de violencia

La situación de Haití es crítica. Según las Naciones Unidas, la mitad de la población vive en la pobreza extrema, padece hambre y no tiene acceso regular a agua potable. Además, la libertad de circulación está restringida debido a que las carreteras de la nación caribeña están controladas por pandillas, lo que limita el traslado de alimentos, agua, combustible, atención médica y otros servicios. Como resultado, el país más pobre de América atraviesa una de las peores crisis de derechos humanos en décadas.

Además, en los últimos meses, el país caribeño ha experimentado una ola de “violencia sin precedentesCatherine Russell, directora ejecutiva del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF), afirmó que Haití nunca ha llegado ha estar en una situación tan grave como la actual.

William O´Neill, experto de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Haití, destacó, de entre los abusos que la población sufre a diario, la recurrencia de las violaciones, a menudo colectivas, de mujeres y niñas. Además, señaló cómo las bandas emplean múltiples tácticas para sembrar terror, desde el desplazamiento forzado, hasta los disparos indiscriminados de francotiradores en las calles, la quema de pasajeros que viajan en el transporte público y los ataques a escuelas. La violación constante de los derechos humanos es una realidad, sobre todo en Puerto Príncipe, que se ha convertido en una zona sin ley. 

En concreto, en el primer trimestre de este año, la cantidad de homicidios aumentó un 21% con respecto al último trimestre del 2022, mientras que el número de secuestros aumentó un 63% en el mismo periodo de tiempo

Por otro lado, la crisis política también es manifiesta. Minetras que Haití no celebra elecciones oficiales desde el 2016, el actual primer ministro, Ariel Henry, asumió el poder interino en julio de 2021, tras el magnicidio del presidente Jovenel Moïse. Desde entonces, Henry ha justificado la falta de elecciones alegando que no se pueden llevar a cabo debido a la situación de inseguridad actual. Sin embargo, en Haití el Estado no responde y sus instituciones se perciben como inexistentes, lo que lleva a  que los ciudadanos tomen la justicia por mano propia, aumentando la espiral de violencia. 

Así las cosas, Guterres demandó atención urgente y sostenida hacia este conflicto. Es imprescindible que el enfoque no se limite únicamente a la situación política, sino que se aborden también asuntos humanitarios, de seguridad y de Estado de derecho. 

«No puede haber seguridad duradera sin instituciones democráticas reforzadas, y no puede haber instituciones democráticas fuertes sin una mejora drástica de la situación de seguridad«

Antonio Guterres, secretario general de las Naciones Unidas

Por ello, desde las Naciones Unidas, el secretario general ha instado a la creación de una fuerza de acción rápida mediante el “despliegue de una fuerza de seguridad internacional autorizada por el Consejo de Seguridad, que sea “capaz de cooperar con la Policía Nacional de Haití para desmantelar las bandas que han creado esta violencia sin precedentes”. El funcionario explicó que se busca brindar apoyo a las fuerzas policiales en áreas como la formación, el financiamiento y el equipamiento.

Guterres reitera el pedido de ayuda en la CARICOM

Adicionalmente, durante la Cumbre de la Comunidad del Caribe (CARICOM), celebrada el pasado 4 de julio en Trinidad y Tobago, Guterres reiteró que la crisis en Haití debe ser una “prioridad absoluta” para la comunidad internacional. En este marco, solicitó que aquellos países que cuenten con fuerzas policiales sólidas, equipamiento y apoyo logístico necesarios se ofrezcan voluntarios

“Seguiré presionando por una fuerza de seguridad internacional sólida, autorizada por el Consejo de Seguridad, para poder ayudar a la policía nacional haitiana a derrotar y desmantelar las pandillas”, declaró el secretario general durante su discurso inaugural de la CARICOM. Sin embargo, hasta el momento, aunque ciertos países se involucran en el debate e inclusive muestran su interés en contribuir, ninguno se ha declarado dispuesto a liderar una fuerza de intervención.

«Es hora de que aquellos que tienen la capacidad para crear las condiciones básicas de esta fuerza de un paso al frente«, señaló Guterres. «Necesitamos que los actores clave tengan un compromiso fuerte«.

No es momento de olvidarnos de Haití

A su vez, esta situación ha provocado una crisis migratoria en Haití. Los haitianos abandonan su país tanto por mar como a través de la frontera terrestre con República Dominicana. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) estima que alrededor de 73.500 personas abandonaron Haití durante el 2022.

Por su parte, UNICEF afirma que casi la mitad de la población de Haití necesitará ayuda humanitaria en 2023, entre ellos 3 millones de niños. El número de niños que sufren desnutrición con riesgo de muerte ha aumentado en un 30% desde el año pasado. El Plan de Respuesta Humanitaria para Haití requiere de 720 millones de dólares para suministrar ayuda este año, pero hasta ahora sólo está financiado en un 23%.

La proporción de haitianos que enfrentan inseguridad alimentaria es la segunda más alta del mundo. UNICEF y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) se han pronunciado acerca de la necesidad de aumentar la financiación para Haití con el objetivo de cubrir las necesidades humanitarias de miles de personas.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) también ha hecho un llamado a la comunidad internacional para el “despliegue una fuerza de apoyo especializada y respetuosa con los derechos humanos, con un plazo determinado y un plan de acción integral para ayudar a las instituciones haitianas”.

Como lo definió el propio secretario general, Haití es una población atrapada en un “ciclo trágico” de violencia, miseria y desastres sanitarios. No es momento de olvidarnos de Haití 

Compartí tu opinión
Isabella Hanna Fabre
Isabella Hanna Fabre
Artículos: 31

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *