Fitch Ratings redujo la calificación crediticia de Estados Unidos

La agencia sitúa a Estados Unidos en un nivel menor al sostenido hasta el momento, basándose en diversas problemáticas económicas que enfrenta el país.

En el día de ayer, Fitch Ratings rebajó la calificación crediticia a largo plazo de Estados Unidos de AAA a AA+, un escalón por debajo de su tradicional posición. El país norteamericano mantenía la mayor calificación a nivel global desde 1994, por lo que este cambio representa una noticia desagradable para el país y su economía, reflejando así el deterioro fiscal previsto para los próximos tres años

La agencia venía advirtiendo la posibilidad de la modificación desde mayo cuando Estados Unidos se encontraba amenazado por el límite de deuda y las estancadas negociaciones bipartidistas. Por ello, Fitch Ratings lo colocó en “vigilancia de calificación negativa”, lo cual hoy da paso a la efectiva reducción de su calificación. 

Si bien esta medida podría traer impactos en el mercado financiero, algunos economistas argumentan que el cambio es insignificante y, por lo tanto, no afectará de gran manera a los mercados financieros.

Fitch Ratings es una de las tres mayores empresas de calificación de crédito con impacto a nivel mundial, además de S&P Moody’s. Dichas agencias están encargadas de realizar investigaciones financieras internacionales y análisis de entidades con el fin de establecer a cada país en una categoría

Mientras que Moody’s mantiene la máxima calificación de AAA para Estados Unidos, S&P decidió calificar al gigante americano como AA+ en 2011 bajo justificaciones relacionadas a sus planes fiscales y la dinámica en el manejo de la deuda. Como se puede ver, la problemática sobre la deuda acecha a Estados Unidos desde hace décadas, por lo que el país se deberá enfrentar a la búsqueda de una solución, incluidas las disputas partidarias que frenan la adopción de políticas

Las calificaciones crediticias a largo plazo de Fitch Ratings varían desde AAA, categoría que ostentan los países más fiables y estables, a D, países que, se entiende, no cumplirán con sus obligaciones. Al estar en el grado AA+Estados Unidos pasa a ser menos fiable que antes en el mundo financiero

La agencia crediticia dio a conocer en su comunicado oficial el conjunto de variables que llevaron a la toma de esta decisión y a una pérdida de confianza en su gestión fiscal: 

  • Erosión de la gobernabilidad: se estableció un deterioro en la gobernabilidad en los últimos 20 años en materia fiscal y de deuda. En este punto, destaca las problemáticas partidarias y decisiones a último momento a las cuales el país frecuentemente se enfrenta. 
  • Incremento del déficit públicoFitch Ratings espera que el déficit público incremente a un 6,3% del PBI en el 2023, un 6,6% en el 2024 y un 6,9% en el 2025. Además, calificó como insuficientes las medidas implementadas con anterioridad al respecto. 
  • Aumento de la deuda: la relación entre la deuda y el PBI de este año se encuentra en un 112,9%, por encima del nivel previo a la pandemia, el cual se ubicaba en un 100,1%. La agencia espera que dicha relación se eleve a un 118,4% para el 2025. Estos números se encuentran por encima de la media de los países calificados como AAA. Así, su economía es más vulnerable a futuros shocks económicos.
  • Desafíos fiscales a mediano plazo sin abordar: las crecientes tasas de interés y una deuda más elevada van a aumentar la carga al servicio de intereses, mientras que el envejecimiento de la población y elevados costos de atención médica aumentarán el gasto en dicha porción de la población a falta de reformas fiscales. 
  • Caída hacia una recesión: condiciones crediticias más estrictas, el debilitamiento de las inversiones empresariales y un menor consumo empujará a la economía norteamericana a una leve recesión en el cuarto trimestre del 2023 y el primero del 2024. 
  • Presiones de la Reserva FederalFitch Ratings espera mayores aumentos de las tasas de interés, en una búsqueda por lograr su objetivo de reducir la inflación a los niveles deseados. 

Sin embargo, cabe recordarse que la calificación de AA+ sigue siendo elevada. Por lo tanto, no todas las razones otorgadas son negativas. La agencia crediticia reconoce como positiva su economía de altos ingresos, su entorno empresarial dinámico, la importancia del dólar como la moneda de reserva mundial, sus fuertes capacidades institucionales, el efectivo estado de derecho y los bajos niveles de corrupción

En respuesta, la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, calificó a la decisión de “arbitraria”. En un comunicado, Yellen expresó su fuerte desacuerdo con la calificación al establecer que se utilizaron datos antiguos que ya no aplican para la actual situación económica. De este modo, defendió las medidas impulsadas por el país y marcó diversos aspectos en los cuales han mejorado, al contrario de lo establecido por la agencia. 

Compartí tu opinión
Camila Turner
Camila Turner
Artículos: 66

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *