Estalla una protesta en Cuba, en medio de apagones y escasez de alimentos

Se produjo una protesta pública masiva en Santiago, la segunda ciudad más grande de Cuba, en medio de una crisis caracterizada por la falta de alimentos y cortes de energía masivos.

En la segunda urbe más grande de Cuba, Santiago, se llevó a cabo una protesta pública inusual el domingo, como lo indican los informes oficiales. Esto motivó al presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, a «convocar al diálogo».

Los manifestantes en Santiago salieron a las calles entonando consignas como «poder y comida», según se muestra en vídeos compartidos en redes sociales. Los cortes de energía eléctrica, que en algunos lugares alcanzaron las 18 horas o más al día, amenazan la conservación de alimentos congelados y aumentan las tensiones en la isla.

Cuba se enfrenta a una crisis económica casi sin precedentes desde el inicio de la pandemia de COVID-19, con una aguda escasez de alimentos, combustible y medicinas, lo que ha generado un éxodo sin precedentes con más de 400.000 personas emigrando hacia Estados Unidos.

Díaz-Canel confirmó la protesta en Santiago a través de la plataforma de redes sociales X, previamente conocida como Twitter, poco después de que la manifestación concluyera. Expresó que «varias personas han expresado su descontento con la situación del servicio eléctrico y la distribución de alimentos». Además, señaló que las autoridades del Partido, Estado y Gobierno están dispuestas a atender las quejas del pueblo, escuchar, dialogar y explicar los numerosos esfuerzos que se están realizando para mejorar la situación, siempre en un ambiente de calma y paz.

Asimismo, Díaz-Canel advirtió sobre los intentos de «terroristas» provenientes de Estados Unidos de fomentar nuevos levantamientos. Expresó que «este contexto será aprovechado por los enemigos de la Revolución, con fines desestabilizadores», durante una intervención en la plataforma X.

La policía había llegado a Santiago con el propósito de «controlar la situación» y «prevenir la violencia», según un relato publicado en las redes sociales por CubaDebate, medio estatal. No quedaba claro de inmediato si se habían realizado arrestos durante la protesta.

En cuanto a la capital cubana, La Habana, y los barrios periféricos, un sondeo realizado por Reuters indicaba una calma que se prolongaba hasta altas horas de la noche del domingo. No se pudo confirmar de inmediato la autenticidad de los vídeos en las redes sociales que mostraban supuestas protestas en otras ciudades cubanas.

La embajada de Estados Unidos en La Habana informó que estaba vigilando las protestas tanto en Santiago como en otros lugares. En una declaración emitida en la plataforma X, la embajada expresó: «Instamos al gobierno cubano a respetar los derechos humanos de los manifestantes y a abordar las necesidades legítimas del pueblo cubano».

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, criticó los comentarios de la embajada de Estados Unidos el domingo por la noche. Rodríguez atribuyó la «aguda situación económica» de Cuba al embargo comercial y a las sanciones de larga data impuestas por Estados Unidos. En X, Rodríguez declaró: «El Gobierno de Estados Unidos, especialmente su embajada en #Cuba, debe abstenerse de interferir en los asuntos internos del país e incitar al desorden social».

Las manifestaciones en la isla son extraordinariamente poco frecuentes, pero han ocurrido con mayor regularidad en los últimos años a medida que la crisis económica afecta al país. Aunque la Constitución cubana de 2019 reconoce el derecho de los ciudadanos a protestar, una ley que detalla específicamente ese derecho está estancada en la legislatura, dejando en un vacío legal a aquellos que deciden salir a las calles.

Grupos de derechos humanos, la Unión Europea y Estados Unidos han criticado la respuesta de Cuba a las protestas antigubernamentales, especialmente desde hace más de dos años, tras los eventos del 11 de julio de 2021, la mayor ola de protestas desde la revolución de Fidel Castro en 1959. Estas críticas han señalado la dureza y represión con la que el gobierno cubano ha actuado.

El gobierno de Cuba ha argumentado que aquellos encarcelados durante las protestas son culpables de agresión, vandalismo y sedición.

Compartí tu opinión
Rocco di Riscio
Rocco di Riscio
Artículos: 56

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *