¿Es el AUKUS un pacto defensivo para el Indo-Pacífico?

Tras la firma del AUKUS en 2021, algunas interpretaciones, propósitos, antecedentes, desafíos en la región, potencial y conclusiones por Guillermo Castellanos.

El 15 de setiembre de 2021 fue anunciado públicamente la firma de una nueva alianza estratégica militar entre Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia, que provocó distintas reacciones e interpretaciones. Es por ello que en este artículo intentaremos despejar ese interrogante por las implicaciones que actualmente posee.

Esta alianza estratégica lleva como nombre el acrónimo de los tres países que lo conforman: (A-UK-US por sus iniciales en inglés). La interpretación inicial de este tratado hizo pensar a muchos que se trataba de una nueva coalición militar al estilo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Pero si leemos detenidamente la redacción de su texto, observamos que este convenio tiene como propósito principal: estructurar una visión de seguridad compartida y apoyar a Australia en la adquisición de submarinos de propulsión nuclear para su Marina Real. (Foreign, Commonwealth and Development Office, 2021).

No obstante, si miramos un poco más allá de lo que está escrito, podemos apreciar que no solo es un claro intento de ayudar a este país a fortalecer sus capacidades militares, sino que muestra el deseo de conformar los cimientos para desarrollar (en un futuro cercano), una poderosa alianza militar a efectos de permitirle a Occidente actuar con un mayor poder gravitante en la región. 

Circunstancias previas – Nacimiento del ANZUS – SEATO

Los antecedentes más inmediatos del AUKUS fueron el ANZUS (Australia, New Zealand, United States Security Treaty) que aún posee una cierta vigencia limitada y el SEATO  (Southeast Asia Treaty Organization) que finalizó en 1977.

El ANZUS es un tratado que fue conformado en pleno auge de la Guerra Fría para contribuir a garantizar la seguridad en el Pacífico Sur. El documento constitutivo de esta alianza, tal como su nombre lo destaca, fue firmado por tres importantes países de la cuenca del Océano Pacífico: Australia, Nueva Zelandia y Estados Unidos en la ciudad de San Francisco en 1951.

Éste fue rápidamente superado solo tres años después (en 1954), por la creación de la Organización del Tratado del Sudeste Asiático (SEATO), que fue una alianza más extendida en cuanto alcances y cantidad de miembros, dado que incluyó a los integrantes del ANZUS más Gran Bretaña, Francia y otros países asiáticos). Por un tiempo, la SEATO fue el más importante organismo de seguridad colectiva presente en la región, hasta que luego de su disolución en el año 1971 (por la falta de interés de muchos países miembros en su continuidad), se volvió a dar impulso nuevamente al ANZUS, que evidenció distintos vaivenes en su operatividad. (Mariñas, 1967).

En cuanto a su organización, en algún momento se pensó en ampliar a este tratado, involucrando a otras naciones entre las cuales se encontraba Gran Bretaña y Japón pero esa idea no prosperó. En relación a su actual funcionamiento y vigencia, debemos tener en cuenta lo expresado por Echeverría (2019), quien señaló que: 

De ANZUS conviene destacar que siendo el sistema defensivo más importante en el que se apoyaba Estados Unidos en esta zona occidental del Pacífico –como heredero del extinto SEATO-, la crisis entre los Estados Unidos y Nueva Zelanda a mediados de los ochenta por la presencia de armamento nuclear en los buques estadounidenses llevó a que, en 1986, el Presidente Ronald Reagan suspendiera sus obligaciones militares con respecto a Nueva Zelanda. Desde entonces, el Tratado solo se aplica a las relaciones entre Australia y Estados Unidos y entre Australia y Nueva Zelanda (p. 230). 

Esas tensiones y ese funcionamiento parcial del ANZUS puntualizado por Echeverría, sumada a la creciente expansión y fortalecimiento de China en esta inmensa y estratégica área, son las que impulsaron las búsquedas de nuevas soluciones y estimularon el renovado interés de Estados Unidos para buscar aliados en la región.

Languidecer del ANZUS – nacimiento del AUKUS

El deterioro del funcionamiento del ANZUS se debe principalmente a las limitaciones impuestas por parte de Nueva Zelanda en 1985 al despliegue operacional de los buques estadounidenses en la región, al prohibir el amarre en sus puertos de todos aquellos navíos que tengan propulsión o armas nucleares. Esta situación, sumada a la consolidación de China como un importante actor geopolítico regional (con plena influencia y aspiraciones en esta parte del mundo), mostró la necesidad de estructurar una nueva alianza estratégica militar.

Esto dió origen a un ambicioso plan que permitió la conformación de este pacto de colaboración en cuestiones de seguridad estratégica (por parte de los estados miembros del AUKUS), con una clara intención de colaborar en algo más que en asuntos de tecnología avanzada de defensa y seguridad. Obviamente, estas acciones de cooperación y de transferencia de tecnología nuclear sensible ha sido interpretado en la práctica por diferentes especialistas en el tema, como un claro intento de contrarrestar los constantes avances de China en ese sector del planeta (Paniagua, 2022).

Tras el acuerdo firmado 2021, el Presidente de los Estados Unidos, y el Primer Ministro del Reino Unido decidieron a fortalecer militarmente y logísticamente a Australia, proveyéndole de equipamiento y conocimientos para poder enfrentar las amenazas que puede llegar a tener este estado en el futuro próximo, principalmente a través de la transferencia de tecnología sumamente sensible para la construcción de una flota de submarinos de propulsión nuclear, así como también esto derivó en una mayor presencia de personal y material de guerra norteamericano en territorio australiano. 

Es importante desatacar que este pacto y sus acciones resultantes no pasaron desapercibidos para el resto del mundo, lo cual generó consecuentemente distintos efectos. Uno de ellos fue producir algunos problemas y ciertos recelos en el seno de la OTAN, en donde Francia particularmente se vio afectada por la ruptura de un contrato previo que tenía con Australia para la construcción de submarinos convencionales en más de 90 millones de dólares, que fue totalmente cancelado.

También, la firma del AUKUS provocó la reacción de Rusia y China que a través de diferentes comunicados expresaron que este acuerdo constituye un serio daño a la paz de la región y un incentivo a una carrera armamentista. (BBC Mundo, 2023). 

Algunas conclusiones

El fortalecimiento de las capacidades militares de Australia gracias al aporte de tecnología sensible a través del AUKUS, facilita el desarrollo de la tarea crítica autoimpuesta por Occidente de hacer respetar la libre circulación del comercio global en la región del Asia-Pacífico, en donde transita cerca de las dos terceras partes del comercio mundial, y en contrarrestar el avance de la influencia China en dicha parte del mundo.

Esta política de expansión ha provocado distintas situaciones de tensión particularmente en el área del Mar de la China Meridional, en donde se observa una superposición de pretensiones de soberanía  y es un sector sobre el cual los Estados Unidos ejerce su presencia dado que mantiene un cierto interés en que se mantenga una libre navegación de carácter internacional

La firma del AUKUS fue una manera de formalizar la atención existente de Estados Unidos y Gran Bretaña en la región del Indo-Pacífico. Este tratado no es un pacto defensivo como lo es la OTAN, dado que (por ahora), solo tiene como objetivo reforzar la cooperación en tecnologías avanzadas de defensa, además de contribuir a proveer de submarinos de propulsión nuclear a la flota australiana. Sin embargo, la potencial expansión de sus propósitos y el posible aumento del número de miembros es una posibilidad muy concreta y factible en un horizonte temporal cercano. 

La provisión de tecnología sensible y de armamento de carácter estratégico a Australia, sumada a una mayor presencia de personal y material estadounidense en la región del Indo Pacífico, han cambiado la relación de poder existente en esta sensible área e impulsan a China a fortalecer sus propias capacidades militares, siendo todas ellas acciones que contribuyen en gran medida al desarrollo de una nueva carrera armamentista que recuerda los tiempos de la Guerra Fría.

Finalmente, debemos expresar que las acciones que este tratado ha provocado (al permitir la transferencia de tecnología y equipamiento nuclear), modifica la situación geoestratégica existente en esta crítica área y deteriora en cierta forma la estabilidad regional, así como también, consideramos que atenta sensiblemente en contra de los distintos esfuerzos internacionales desarrollados hasta ahora por la Organización de las Naciones Unidas para resguardar la paz, la seguridad y evitar la proliferación atómica en este sector y en el mundo. 


Bibliografía consultada

BBC Mundo. (2023). 4 claves del acuerdo AUKUS, el pacto con el que Estados Unidos, Reino Unido y Australia planean hacerle frente a China en el Indopacífico. BBC News. https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-64952155

Echeverría, J. C. (2019). Relaciones internacionales III: paz, seguridad y defensa en la sociedad internacional. Madrid: UNED – Universidad Nacional de Educación a Distancia.

Foreign, Commonwealth and Development Office (2021). Agreement between the Government of the United Kingdom of Great Britain and Northern Ireland, the Government of Australia, and the Government of the United States of America for the Exchange of Naval Nuclear Propulsion Information. London:  Miscellaneous Series No.8. Her Majesty’s Stationery Office. https://assets.publishing.service.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/1036009/MS_8.2021_Agreement_UK_USA_Australia_Naval_Nuclear_Propulsion.pdf

Mariñas, L. (1967). El ANZUS y la SEATO. Revista de Política Internacional, 90, marzo-abril, pp. 187-201. Madrid: Instituto de Estudios Políticos. https://www.cepc.gob.es/sites/default/files/2021-12/33670rpi090187.pdf 

Paniagua, A. (2022). Asia Pacífico: un nuevo espacio en la disputa por el poder global entre China y Estados Unidos. Boletín Informativo de Jóvenes Investigadores, 05(17), pp. 1-5. La Plata: Universidad Nacional de la Plata. http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/142330

Compartí tu opinión
Guillermo Castellanos
Guillermo Castellanos

Doctorando en Estudios Internacionales por la Universidad Nacional de Córdoba, Magíster en Estrategia y Geopolítica, Licenciado en Estrategia y Organización por la Universidad de la Defensa Nacional. Además es Técnico Superior en Estadística; Analista en Programación Administrativa por el Instituto Superior Juan XXIII; Técnico Universitario en Higiene y Seguridad por la Facultad de Ingeniería del Ejército y es Militar Retirado -Coronel- del Ejército Argentino- Fuerza en donde realizó diferentes cursos de formación (en el país y en el exterior), entre los cuales se destaca el de Oficial de Estado Mayor; habiendo participado además en distintas Operaciones Militares de Paz de la ONU en Chipre y en Haití (en dos oportunidades) y con la OTAN (Kosovo). Actualmente se desempeña como profesor en la Universidad Siglo 21 y en el Centro de Estudios Internacionales “Córdoba Global”.

Artículos: 23

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *