Elecciones en Polonia: con una coalición de centro, la oposición alcanzaría los votos necesarios para desbancar al oficialismo

Si bien la Derecha Unida de Jarosław Kaczyński y el primer ministro Morawiecki fueron los más votados, los escaños no le alcanzan para formar gobierno. De no haber sorpresas en las negociaciones, el futuro primer ministro será el centrista Donald Tusk quien ya ejerció el cargo entre 2007 y 2014.

Hoy se conocieron los resultados definitivos de las elecciones parlamentarias polacas, edición que vio la mayor participación desde la caída del comunismo en 1989. El 74% de los ciudadanos empadronados asistió a las urnas en una elección que se veía como decisiva para terminar con 8 años de gobierno del partido conservador y euroescéptico Ley y Justicia. El gobierno actual ha generado muchas polémicas en el resto de Europa debido a su prohibición del aborto, la politización del poder judicial, el choque permanente con la burocracia europea y el endurecimiento de las políticas para la comunidad LGBT.

El resultado definitivo sumó 35,4% para Ley y Justicia, 30,7% para la Coalición Cívica que ubica el centro en el espectro ideológico; 14,4% al partido de centroderecha Tercera Vía8,6% para La Izquierda y 7,2% para la extrema derecha de Confederación. Esto se traduce en 194 escaños para Ley y Justicia; 157 para la Coalición Cívica; 65 para la Tercera Vía, 26 para La Izquierda y 18 para Confederación.

En el sistema semipresencial polaco, el próximo paso le corresponde al presidente Andrzej Duda, también de Ley y Justicia, que debe designar un candidato a primer ministro. Bajo la tradición polaca, será el del partido más votado el primero en intentar reunir la mayoría de 231 votos en la cámara baja para formar gobierno. Sin embargo, el oficialismo lo tiene difícil ya que solo le queda la posibilidad de unirse al extremista Confederación y aún así le faltarían 19 bancas para la mayoría necesaria.

Los tres partidos más grandes de la oposición, la Coalición Cívica de Tusk, la Tercera Vía y la Izquierda, se presentaron con candidaturas separadas, pero con las mismas promesas de tratar de terminar con el gobierno de Ley y Justicia y restablecer buenos vínculos con la Unión Europea. Sumando sus bancas se alcanzarían 248 votos, pudiendo de esta manera formar gobierno.

La oposición también aumentó su control en la menos poderosa cámara alta ganando 66 escaños frente a 34 para Ley y Justicia.

«Este es el fin de los malos tiempos » declaró luego de las elecciones el líder de la oposición Donald Tusk. El político e historiador fue primer ministro durante 7 años, justo antes de que asuma el actual partido gobernante. En 2014 Tusk renunció al cargo para ser presidente del Consejo Europeo, posición que mantuvo hasta 2019. Antes de las elecciones había afirmado que esta era la última chance para “salvar la democracia” y acusó al gobierno de erosionar el Estado de Derecho.

Tusk ha prometido mejorar las relaciones con la Unión Europea (UE) y desbloquear 36.000 millones de euros de fondos de recuperación de la pandemia que la UE había congelado por la preocupación frente al aparente debilitamiento de la democracia polaca. Su coalición también ha prometido liberalizar las leyes sobre el aborto.

Los mercados reaccionaron positivamente a la expectativa de un nuevo gobierno. En la economía polaca hay un alto nivel de propiedad estatal y el partido gobernante ha entregado miles de puestos de trabajo y contratos a quienes le son leales. Luego de los sufragios el indicador del desempeño del mercado de valores de Polonia subió más del 6% y su moneda, el Zloty, aumentó su cotización.

Junto a la elección parlamentaria se celebraron referéndums promovidos por el gobierno en determinadas cuestiones sensibles como inmigración, edad jubilatoria y privatizaciones. Esto buscó movilizar a los votantes en contra de las propuestas de la oposición. Debido a la abstención de los opositores no se alcanzó el umbral del 50% así que el plebiscito no será vinculante.

El líder de Ley y Justicia, Jaroslaw Kaczynski dijo a sus seguidores que el resultado de su partido fue un éxito, habiendo obtenido la mayor cantidad de votos en tres elecciones parlamentarias seguidas.

«Debemos tener esperanza y también debemos saber que independientemente de si estamos en el poder o en la oposición, implementaremos este proyecto (político) de varias maneras y no permitiremos que Polonia sea traicionada», dijo en su bunker.

Compartí tu opinión
Augusto Loza
Augusto Loza

Estudiante avanzado de relaciones internacionales y ciencia política en la Universidad Austral. Redactor sobre contenido de Europa y Occidente.

Artículos: 80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *