El fentanilo encabeza la epidemia de opioides en Estados Unidos

La adicción a los opioides se ha convertido en una de las principales causas de muerte en Estados Unidos.

El Council on Foreing Relations publicó un artículo, escrito por Claire Klobucista y Mariel Ferragamo, el cual echa luz sobre el estado de situación de la epidemia de opioides, fundamentalmente fentanilo, en Estados Unidos.

Como grandes descubrimientos, las autoras afirman que, desde el año 2000, más de un millón de personas en los Estados Unidos han muerto por sobredosis de drogas, la mayoría de las cuales se debieron a opioides. En este sentido, el fentanilo y otros opioides sintéticos han estado impulsando la crisis en los últimos años, lo cual ha sido exacerbado debido a la pandemia de COVID-19. Asimismo, la crisis se ha convertido en un importante problema de la política exterior de Estados Unidos, ya que la mayor parte del suministro proviene de China y México.

Así, Klobucista y Ferragamio señalan que el fentanilo y otros opioides están produciendo y potenciando la peor crisis de drogas en la historia de los Estados Unidos, ya que más de 1.500 estadounidenses mueren por semana por sobredosis de algún tipo de opioide.

Opioides

Según las autoras, los opioides se pueden dividir en dos categorías; a saber, medicamentos fabricados legalmente y narcóticos ilícitos. Los medicamentos, entre los cuales se encuentran la oxicodona, la hidrocodona, la morfina y el fentanilo, a menudo se recetan para tratar el dolor intenso.

A su vez, la crisis de los opioides en Estados Unidos puede dividirse en tres olas. En la década de 1990 se produjo un aumento de las muertes por sobredosis de medicamentos que tenían opioides como base, como el Percocet y el Oxycontin.

A esta primer ola le siguió el auge de la heroína, que caracterizó la segunda ola a principios de la década de 2010. Finalmente, en los últimos años, los opioides sintéticos, particularmente el fentanilo, han impulsado un aumento en las muertes por sobredosis desde 2013.

Cabe destacarse que siguen surgiendo nuevas combinaciones de opioides sintéticos, lo que empeora la crisis. Por ejemplo, la xilacina, un químico utilizado en tranquilizantes para caballos, entre otros opioides, tiene una potencia mucho mayor que el fentanilo puro.

Fentanilo

Según la Drug Enforcement Administration (DEA), el fentanilo es una potente droga opioide sintética aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos para su uso como analgésico (alivio del dolor) y anestésico. Sin embargo, es aproximadamente 100 veces más potente que la morfina y 50 veces más potente que la heroína como analgésico.

Desde la década de 1960 que el fentanilo se fabrica legalmente y se receta como anestésico intravenoso. Si bien sigue siendo un medicamento importante, su fabricación y distribución ilegales se ha convertido en una amenaza para la salud pública. En ese sentido, en 2022, la jefa de la DEA, Anne Milgram, dijo que «el fentanilo es la amenaza de drogas más mortífera que nuestra nación haya enfrentado«.

Epidemia de opioides

La epidemia de opioides comenzó con la prescripción excesiva de analgésicos legales en la década de 1990, pero se ha intensificado en los últimos años debido a la creciente producción y distribución de heroína ilegal, fentanilo y otros opioides sintéticos suministrados por cárteles de la droga extranjeros.

Según las autoras del artículo, “La crisis se ha convertido en un flagelo para la economía, una amenaza para la seguridad nacional y un gran desafío de política exterior, especialmente para el fentanilo ilícito, ya que se produce en gran medida en China y México y luego se contrabandea a Estados Unidos”.

Acorde a la investigación, la sobredosis de opioides sintéticos, principalmente fentanilo, son la principal causa de muerte en Estados Unidos en personas de 18 a 45 años. En 2021, el número total de muertos aumentó a 80.411. Asimismo, un estudio realizado por investigadores de Mayo Clinic y Yale University encontró que las muertes solo por fentanilo casi se triplicaron entre 2016 y 2021.

Además, entre las muertes por sobredosis de drogas en 2021, el fentanilo fue la principal causa de muerte en todas las regiones del país y en todas las edades, razas y grupos étnicos. A su vez, una tendencia preocupante es el aumento de las muertes por fentanilo en jóvenes de entre 10 y 19 años.

La pandemia de COVID-19 empeoró la epidemia de opioides, ya que las interrupciones en las cadenas de suministro obligaron a las personas a recurrir a medicamentos con los que estaban menos familiarizados, y las medidas de distanciamiento social llevaron a más personas a tomar medicamentos por su cuenta, lo que conlleva un mayor riesgo de sobredosis.

Junto con la pandemia, la creciente disponibilidad de fentanilo ilícito ha exacerbado la crisis. Por último, la potencia del fentanilo también hace que la droga sea más adictiva y más mortal, lo que alimenta aún más la crisis. Para aclarar este punto, una dosis letal requiere solo dos miligramos de la droga.

Consecuencias económicas

La epidemia de opioides está afectando gravemente a la economía de Estados Unidos, según muchos informes al respecto. Una de las estimaciones más citadas, realizada por el Comité Económico Conjunto (JEC, por sus siglas en inglés) del Congreso estadounidense, encontró que la epidemia de opioides le costó a Estados Unidos casi 1,5 billones de dólares en 2020, equivalente al 7%del producto interno bruto (PIB) en dicho año.

Esta suma, según el JEC, incluye el precio de la atención médica para tratar las sobredosis, los costos de combatir el tráfico de fentanilo, los esfuerzos de justicia penal y la pérdida de productividad en la fuerza laboral, así como los costos económicos de las vidas humanas perdidas por sobredosis y el valor reducido de la vida para los sobrevivientes de sobredosis

México y China como principales proveedores

Los cárteles mexicanos son líderes en la producción de fentanilo. Dos de ellos, el Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación, administran la mayor parte de las redes de producción y distribución. Cabe resaltar que ambas suelen depender de ciudadanos estadounidenses para contrabandear fentanilo a través de la frontera entre México y Estados Unidos.

Así, la mayor parte del fentanilo en Estados Unidos se contrabandea a través de la frontera con México, lo cual ha sido reconocido por el gobierno norteamericano. Para diciembre de 2023, al menos 12.245 kilogramos habían sido interceptados en la frontera sur de Estados Unidos durante dicho año.

China solía ser la el principal suministrador del fentanilo que ingresaba a Estados Unidos. Sin embargo, dicho flujo ha disminuido desde que las autoridades prohibieron la producción de todas las variantes de fentanilo en 2019.

Amén de ello, China sigue siendo el principal fabricante de ingredientes de fentanilo, fundamentalmente de precursores químicos. En este punto, actualmente, la mayor parte del fentanilo que ingresa de contrabando a Estados Unidos desde México está hecho de productos químicos de China.

Compartí tu opinión
Santiago Vera García
Santiago Vera García
Artículos: 101

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *