El electorado venezolano se manifestó a favor de la anexión del Esequibo 

El régimen chavista decidió emprender con la consulta popular a pesar de que la Corte Internacional de Justicia los ordenara a abstenerse en disputas en la frontera con Guyana.

El pasado viernes 1 de diciembre, la Corte Internacional de Justicia se expidió sobre el conflicto que enfrenta a Venezuela y Guyana por la soberanía del Esequibo. En esta línea, de forma unánime, ordenaron a Venezuela a que se abstenga de emprender cualquier acción que pueda alterar el statu quo en el territorio en disputa

Asimismo, la Corte no prohibió expresamente a Venezuela a realizar el referéndum que tenían programado para este domingo 3 de diciembre, algo que había solicitado Guyana cuando llevó el tema al organismo internacional de justicia. Mediante el mismo, el régimen chavista propuso someter a consulta popular sus derechos en la región del Esequibo. El referéndum dió, como era esperado, una amplia victoria del «Sí» a las preguntas que respaldan el argumento venezolano.

Los reclamos por el Esequibo, una región rica en petróleo y recursos naturales, resurgieron en el último tiempo por las licitaciones dadas por parte del Gobierno de Guyana a la estadounidense ExxonMobil. En dicha oportunidad, Maduro acusó a su homólogo de Guyana de convertir a su país en una «sucursal» de la petrolera estadounidense. La frontera marítima entre los dos países también está en disputa. 

El referéndum en cuestión fue consultivo y precisaba de una mayoría simple para ser aprobado, el mismo preguntó a los venezolanos, entre otras cosas, si están de acuerdo con la incorporación de la región y la consecuente creación de un estado llamado Guayana Esequiba

Con la sentencia del pasado viernes, la jueza presidenta de la Corte, Joan Donoghue, había manifestado que «la corte observa que la situación que prevalece actualmente en el territorio en disputa es que Guyana administra y ejerce control sobre esa área«. «Venezuela debe abstenerse de tomar cualquier acción que modifique esa situación«, añadió. 

Tras estas declaraciones, el presidente de Guyana, Irfaan Alí, celebró la postura de la misma. «Como la corte ha dejado claro, a Venezuela se le prohíbe anexar o invadir territorio guyanés o tomar cualquier otra acción, independientemente del resultado de su referéndum el 3 de diciembre, que alteraría el statu quo en el que Guyana administra y controla la región de Esequibo«, notificó. 

Mientras tanto, Venezuela decidió rechazar el fallo. En un comunicado presentado por la República Bolivariana, sostuvieron no reconocer la jurisdicción de la Corte “para dimitir la controversia territorial en torno a la Guayana Esequiba. Igualmente, agregaron que “nada en el derecho internacional permitiría a la Corte inmiscuirse en asuntos internos de Venezuela, ni pretender prohibir o modificar un acto soberano organizado en el marco de su sistema político participativo y en base a su Constitución”.  

Cabe mencionar que el sucesor de Chávez, en vísperas de las elecciones presidenciales del año próximo y en un contexto de baja popularidad, está aprovechando la situación para, utilizando el factor nacionalista, repuntar su imagen. Así, ha alentado a los votantes a decidirse por el ‘sí’ en las cinco cuestiones propuestas en el referéndum. Los comicios también le sirven para medir cómo se encuentra el apoyo al régimen.  

Hemos sido testigos de la campaña más admirable, más hermosa que jamás se haya visto en Venezuela. La responsabilidad que nos toca hoy es levantar la bandera del Esequibo e iniciar una nueva etapa para la recuperación histórica de la tierra que nos legaron los libertadores”, expresó el viernes Nicolás Maduro en el cierre de la campaña para los comicios del domingo. 

De este modo, el mismo viernes, Maduro había garantizado que “llueva, truene o relampagueé”, el domingo “amanece bendita la patria y el pueblo en las calles votando y decidiendo”. Así, el régimen chavista cumplió con su palabra, y buscando hacer partícipes a los ciudadanos en el reclamo que mantiene el país con Guyana, emprendieron con el referéndum.  

Más de 20,7 millones de venezolanos estaban habilitados para votar en el referendo consultivo, en 15.857 centros asignados en los 335 municipios de las 24 entidades federales del país. Los comicios estaban programados para cerrar a las 18 horas, pero se terminó extendiendo hasta las 20. Fueron más de 300 mil los efectivos militares que custodiaron las locaciones de la consulta no vinculante.

La participación fue de alrededor del 50% del padrón, 10 millones 500 mil electores se acercaron a las urnas según los datos oficiales. Los resultados fueron anunciados por el presidente del Consejo Nacional Electoral, Elvis Amoroso, quien dio a conocer que el ‘sí’ ganó con más del 95% en las cinco preguntas.  

En general, la participación del electorado en las urnas venezolanas es irregular. Hasta la victoria presidencial de Maduro en 2013 y las parlamentarias de 2015, entre el 65 y el 80% del electorado acudía a las urnas a votar a sus gobernantes nacionales y las consultas populares. Desde entonces, la participación electoral no ha superado el 50%. La participación más baja se registró en las elecciones parlamentarias celebradas en diciembre de 2020, en las que la participación apenas superó el 30%.

A la par de los sucesos en Venezuela, durante la jornada del domingo, en Guyana, se han realizado diferentes manifestaciones para demostrar su inconformidad con la medida de Maduro, los mismos se agruparon bajo lemas como #OneGuyana (Una Guyana).  

Por otro lado, conocidos los resultados, se difundió un video donde se ve a un grupo de venezolanos bajando una bandera de Guyana de un mástil para intercambiarla por una venezolana. Esto sucedió en Sierra de Paracaima, porción del territorio en reclamación y lugar donde el mismo Alí había izado la bandera guyanesa hace unos días. 

Estos resultados no fueron una sorpresa, los analistas políticos ya anticipaban que el resultado sería favorable para el Gobierno, esto debido a la falta de una campaña del ‘no’ y la posibilidad de que quienes se opusieron no se acercarían a votar, y así sucedió, ya que mitad del padrón no concurrió a las urnas. Sin embargo, los expertos también consideran que las implicaciones de la votación serán mínimas, y ‘la probabilidad de una anexión es remota‘.  

Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, ratificó previó a que se conocieran los resultados que se crearía el estado 24 de Venezuela una vez aprobado el referéndum, tal como lo proponía una de las preguntas del referéndum. 

Empero, el Gobierno venezolano no aclaró oficialmente las medidas que tomará para aplicar el resultado, aunque aun así, la campaña ya había motivado a los implicados a movilizar sus tropas. Igualmente, a pesar de que Venezuela tiene mayor poder militar que Guyana, no podría competir contra los aliados de dicho país, entre los cuales se encuentra Estados Unidos.  

Según la embajada estadounidense en Guyana, los líderes de la 1a Brigada de Asistencia de Fuerzas de Seguridad (SFAB) del Ejército de los EEUU y de las Fuerzas de Defensa de Guyana (GDF) se reunieron los días 27 y 28 de noviembre como parte de la “sólida asociación militar entre Estados Unidos y Guyana”. En dicha oportunidad, discutieron próximos compromisos, que incluyen sesiones de planificación estratégica y procesos para mejorar la preparación y capacidades militares de ambos países, con el objetivo de responder a amenazas de seguridad. 

Guyana también planteó la opción de establecer “bases militares” con apoyo de Estados Unidos en el Esequibo. «Nunca hemos estado interesados en bases militares, pero tenemos que proteger nuestro interés nacional«, declaró el vicepresidente de Guyana, Bharrat Jagdeo. 

Otros miembros de la comunidad internacional que han expresado su apoyo a Guyana son los países caribeños, el Commonwealth y la OEA. Todos estos apuestan a que el conflicto sea resuelto, el año próximo, por medio de la Corte Internacional de Justicia.  

Por otro lado, Brasil, Estado que comparte límites con los países en conflicto, ha decidido movilizar tropas a la frontera de la zona en conflicto como una “medida defensiva. Así, las Fuerzas Armadas de Brasil han sido colocadas en un estado de alerta elevado debido al significativo desplazamiento de equipamiento militar y personal en el Este de Venezuela, en la frontera con Guyana.  

Empero, Brasil decidió no pronunciarse sobre el referéndum del domingo, ya que «desde el punto de vista de Brasil el referendo es un asunto interno de Venezuela«. 

Qué es el Esequibo  

El Esequibo, que se identifica en el mapa como ‘zona en reclamación’, es una región de 160 mil kilómetros cuadrados al oeste del río Esequibo. Esta porción territorial, rica en minerales y biodiversidad, es administrada por Guyana y representa cerca del 70% de su territorio.  

Históricamente, Guyana es uno de los países más pobres de América del Sur y hoy atraviesa un milagro económico que lo puede transformar en el Dubái de la región. Con la producción actual, y con las reservas estimadas en 11.000 millones de barriles de oro negro, el país puede pasar a Venezuela en los años venideros y superar el millón de barriles diarios. Actualmente la producción está en 700.000 y 800.000 diarios

De esta manera, los hallazgos de esta inmensa riqueza petrolera provocaron que un país de 800.000 habitantes se convierta en una de las economías de mayor crecimiento en el mundo. Se estima un crecimiento en un 25% de su PBI este año, luego de haber crecido 57,8% en 2022. Además, la región también cuenta con importantes recursos hídricos. 

Cabe aclarar que la discusión sobre la soberanía del Esequibo no es nueva, sino que comenzó en el siglo XIX y revivió en los últimos años por las licitaciones petroleras hechas en áreas marítimas pendientes de delimitación. 

Venezuela argumenta que la región forma parte de su territorio, ya que, durante el periodo colonial, la misma integró parte de la capitanía de Venezuela. Sin embargo, luego del dominio español, a partir de 1648, y antes de que Venezuela reclame su independencia de España en 1811, la región fue administrada por los holandeses; y por Reino Unido a partir de 1814, en este contexto, en 1899 una sentencia arbitral en un tribunal de París confirmó la soberanía de la región al imperio británico.  

Años más tarde, en 1962, Venezuela inició un proceso en las Naciones Unidas para contestar a la decisión de 1899. Pero, en 1966, Guyana obtiene su independencia de Reino Unido, y mediante la firma del Acuerdo de Ginebra, se determina el control de área a los guyaneses, pero admitiendo la contestación de Venezuela y estableciendo que en 4 años debería resolverse la cuestión. Esto último nunca sucedió.  

En las décadas siguientes las negociaciones tampoco avanzaron y la cuestión llegó a ser olvidada durante el gobierno de Hugo Chávez. Empero, Venezuela retomó la demanda en 2015 luego de que la empresa estadounidense ExxonMobil descubriera grandes reservas de petróleo en el mar territorial guyanés.  

Así, en abril, el Tribunal Internacional de Justicia de la Haya declaró que cuenta con jurisdicción para decidir sobre la disputa. De esta manera, el Tribunal rechazó, por 14 votos a favor y 1 en contra, los argumentos venezolanos.  

Sin embargo, Venezuela mantiene su posición de no reconocer a la Corte Internacional de Justicia como medio de resolución de la disputa territorial. 

En este contexto, Caracas repudió hace un par de meses un anuncio de Guyana en el que anunciaba licitaciones de petróleo a ExxonMobil en la región en disputa. Maduro ha declarado que las mismas son ilegales y llegó a decir que Guyana se estaba convirtiendo en una ‘sucursal’ de la empresa norteamericana.  

Por su parte, el mandatario guyanés, Irfaan Ali, pronunció en su intervención pasada en la Asamblea General de las Naciones Unidas que Venezuela no está excusada a cumplir con su obligación bajo la carta de la ONU, y de esta forma respetar el Estado de derecho. 

Las cinco preguntas contenidas en el referéndum fueron:  

  • ¿Está usted de acuerdo en rechazar, por todos los medios, conforme a derecho, la línea impuesta fraudulentamente por el Laudo Arbitral de París de 1899, que pretende despojarnos de nuestra Guayana Esequiba? 
  • ¿Apoya usted el Acuerdo de Ginebra de 1966 como el único instrumento jurídico válido para alcanzar una solución práctica y satisfactoria para Venezuela y Guyana, en torno a la controversia sobre el territorio de la Guayana Esequiba? 
  • ¿Está usted de acuerdo con la posición histórica de Venezuela de no reconocer la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia para resolver la controversia territorial sobre la Guayana Esequiba? 
  • ¿Está usted de acuerdo en oponerse, por todos los medios, conforme a derecho, a la pretensión de Guyana de disponer unilateralmente de un mar pendiente por delimitar, de manera ilegal y en violación del derecho internacional? 
  • ¿Está usted de acuerdo con la creación del estado Guayana Esequiba y que se desarrolle un plan acelerado para la atención integral a la población actual y futura de ese territorio, que incluya entre otros el otorgamiento de la ciudadanía y cédula de identidad venezolana, conforme al Acuerdo de Ginebra y el Derecho Internacional, incorporando en consecuencia dicho estado en el mapa del territorio venezolano? 
Compartí tu opinión
Francisco Gardonio
Francisco Gardonio

Estudiante avanzado de la Licenciatura en Relaciones Internacionales en la Universidad Austral.

Artículos: 6

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *