El Consejo de Seguridad levanta el embargo de armas que pesaba sobre Somalia

El único organismo de las Naciones Unidas cuyas decisiones son vinculantes ha levantado el embargo de armas que recaría sobre el Gobierno Federal de Somalia mediante la adopción de la Resolución 2714.

Somalia ha acogido con beneplácito la decisión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) de levantar el embargo de armas impuesto sobre el país hace 31 años el 1 de diciembre, afirmando que esta decisión permitirá al país africano hacer frente a las nuevas amenazas a la seguridad que debe enfrentar.

En declaraciones separadas, el presidente, Hassan Sheikh Mohamud, y el primer ministro, Hamza Abdi Barre, de Somalia afirmaron que la medida del CSNU apoyará los esfuerzos de Somalia para mantener la paz, fomentar la estabilidad y promover el desarrollo económico.

El presidente Mohamud dijo que la decisión otorga a los somalíes la libertad de comprar armas y solicitar armamento a los países que apoyan a Somalia. «Somalia ahora puede acceder a armas, comprarlas a otros países y pedir prestadas armas a nuestros amigos para que podamos derrotar al grupo terrorista«, en clara alusión a Al-Shabaab, dijo el presidente el viernes por la noche.

Además, elogió los esfuerzos del gobierno para asegurar este avance, enfatizando su papel en el fortalecimiento de las capacidades de defensa del país y el avance en la lucha contra el terrorismo. Posteriormente, aseguró que el gobierno se encargará de controlar y administrar el flujo de armas, con el objetivo de reducir el uso indebido y la compra ilegal de armas por parte de individuos no autorizados.

En el mismo sentido, el primer ministro señaló que la decisión del CSNU permitirá al país reconstruir sus fuerzas de seguridad y garantizar la estabilidad nacional. «La decisión allana el camino para que el gobierno aumente su capacidad para hacerse cargo de la seguridad, incluida la responsabilidad de las fuerzas de la Misión de Transición de la Unión Africana en Somalia (ATMIS), y en la lucha contra Al Shabaab«, sentenció.

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional del país dijo que el levantamiento del embargo de armas es testimonio de los esfuerzos colectivos y el compromiso inquebrantable de la comunidad internacional para apoyar a Somalia en su búsqueda de una paz duradera.

«Este desarrollo crucial reforzará significativamente las capacidades del Ejército Nacional Somalí, permitiéndole adquirir el equipo necesario para combatir eficazmente las amenazas terroristas y erradicarlas de nuestro país«, dijo el Ministerio en un comunicado.

Representantes de los países miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas votan la Resolución 2714 en la sede de la ONU en Nueva York

Embargo de armas

El embargo de armas sobre el Gobierno Federal de Somalia se impuso en 1992 en el marco de la guerra civil del país, la cual supo limitar la capacidad de aquel de obtener armas y municiones para combatir a sus rivales.

Uno de los eventos más recordados de la guerra civil fue el conocido “derribo del Black Hawk” de Estados Unidos. A finales de 1992, el entonces presidente norteamericano, George H. W. Bush, decidió unirse a la misión de Naciones Unidas activa en Somalia, y cuyo principal objetivo era restablecer el orden en un país devastado por la guerra civil y la hambruna.

Tras una escalada de ataques de los milicianos liderados por Mohamed Farrah Aidid contra objetivos estadounidenses y de Naciones Unidas en el verano de 1993, el presidente nuevo presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, decidió desplegar sobre el terreno un grupo de operaciones especiales formado por miembros de los Rangers y Delta Force con la misión prioritaria de localizar y detener a Mohamed Farrah Aidid.

El 3 de octubre de 1993 se llevó a cabo la misión “Serpiente Gótica”, la cual consistía en el ingreso al mercado de Bakara para detener a líderes cercanos a Aidid y estaba compuesta por 160 hombres y 19 helicópteros que pertenecían al 160º Regimiento de Aviación de Operaciones Especiales.

Tenemos un Black Hawk estrellado en la ciudad. Super 61 caído”, se escuchó ese día en la comunicación militar estadounidense. El derribo de dos Black Hawk producto de los impactos de granadas tipo RPG lanzadas por milicianos de Aidid desencadenó una batalla que duraría hasta el día siguiente, en la cual murieron 18 militares norteamericanos, además de dejar un saldo de 73 heridos. También perdieron la vida un militar malayo y otro pakistaní pertenecientes al contingente que rompió el bloqueo de las fuerzas de Aidid y evacuó a los heridos.

Somalia ha pedido varias veces al CSNU que levante el embargo de armas con vistas a fortalecer sus fuerzas de seguridad para hacer frente a los militantes del grupo terrorista vinculado con Al Qaeda, Al-Shabaab. Después de lograr avances significativos, la ofensiva de Somalia contra el grupo se ha estancado durante meses, lo que ha generado preocupaciones sobre la capacidad del gobierno para aplastar una insurgencia que ya lleva 16 años.

Resolución 2713 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas

El CSNU, adoptó el viernes pasado no una, sino dos resoluciones separadas. La primera de ellas, la Resolución 2713, decidió renovar hasta el 15 de diciembre de 2024 el régimen de sanciones contra Al-Shabaab, incluida la autorización de interdicción marítima para hacer cumplir el embargo de armas y la prohibición de exportación de carbón vegetal y de componentes de artefactos explosivos improvisados.

Militantes de Al-Shabaab en Somalía

La Resolución 2713, que obtuvo 14 votos a favor y una sola abstención, de Francia, también decidió renovar el mandato del Panel de Expertos que asiste al Comité de Sanciones, hasta el 15 de enero de 2025.

Resolución 2714 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas

Con respecto a la Resolución 2714, aprobada por unanimidad, «Reconociendo los puntos de referencia alcanzados en la implementación de la transición de seguridad, el Plan de Transición de Somalia y la arquitectura de seguridad nacional, el Consejo de Seguridad adoptó hoy por unanimidad una resolución que levanta el embargo de armas al Gobierno Federal de Somalia«, impuesto mediante la Resolución 733 de 1992, informó el CSNU el pasado  1 de diciembre.

El órgano de la ONU instó también al Gobierno Federal de Somalia a que, entre otras cosas, aplicara la estrategia nacional de gestión de armas y municiones y promoviera una mayor profesionalización, capacitación y fomento de la capacidad de todas las instituciones de seguridad y policía somalíes.

Además, en el texto, el Consejo pidió al Gobierno Federal que adoptara todas las medidas necesarias para garantizar que las armas, municiones y equipo militar importados para su uso por determinadas fuerzas nacionales, así como por empresas de seguridad privada autorizadas, no se revendieran, transfirieran ni se pusieran a disposición de ninguna persona o entidad que no estuviera a su servicio.

Al hacer uso de la palabra luego del levantamiento del embargo, Abukar Dahir Osman, enviado de Somalia ante las Naciones Unidas, declaró que «la aprobación de la actual resolución sobre Somalia, que levanta el embargo de armas impuesto desde hace mucho tiempo al Gobierno Federal, nos permite hacer frente a las amenazas a la seguridad, incluidas las planteadas por Al-Shabaab«; y añadió que «también nos permite reforzar la capacidad de las fuerzas de seguridad somalíes mediante el acceso a armas y equipos letales para salvaguardar adecuadamente a nuestros ciudadanos y a nuestra nación«.

Cabe resaltar que el ejército somalí ha contado en estos últimos años con el apoyo de tropas de la Misión de Transición de la Unión Africana en Somalia (ATMIS, por sus siglas en inglés) para recuperar vastas zonas del territorio.

En este sentido, en referencia a las tropas africanas presentes en territorio somalí, «me complace informar que la segunda fase de reducción de 3.000 soldados de ATMIS concluirá según lo programado el 31 de diciembre«, expresó; y añadió que el Gobierno Federal está comprometido a implementar plenamente la transición de la responsabilidad de seguridad de ATMIS al Ejército Nacional Somalí dentro de los plazos acordados.

Compartí tu opinión
Santiago Vera García
Santiago Vera García
Artículos: 101

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *