¿Cuán lejos está Vladimir Putin del botón nuclear?

Documentos recientemente filtrados revelan que el Kremlin estaría dispuesto a usar armas nucleares no sólo frente a un ataque nuclear, sino también ante la pérdida de gran cantidad de fuerzas convencionales en el campo de batalla

Recientenemte, el diario británico Financial Times tuvo acceso a una serie de documentos que delinearian las condiciones bajo las cuales la Federación Rusa haría uso de sus armas nucleares. Los 29 documentos clasificados provienen de las Fuerzas Armadas rusas y están fechados entre los años 2008 y 2014; incluyendo memorandos de uso, escenarios y “juegos de guerra” utilizando armas nucleares.

La principal conclusión es que el umbral necesario para la utilización atómica es bastante bajo, e incluye las pérdidas en un campo de batalla convencional como justificativo suficiente.

Las precisiones estratégicas de Moscú van en línea con la estrategia nuclear establecida por el presidente Vladimir Putin en el documento “Principios básicos de la política estatal de la Federación de Rusia en materia de disuasión nuclear” del año 2020. Dicha publicación fue la primera vez que Rusia hizo pública una doctrina militar nuclear. 

En el documento del 2020 se estableció el uso de armas nucleares frente a:

  • Un ataque contra Rusia y/o sus aliados con armas de destrucción masiva;
  • Un ataque con armas convencionales contra la Federación Rusa que ponga en peligro la existencia del estado;
  • Poseer información de un ataque inminente de misiles balísticos a Rusia o la destrucción de instalaciones militares rusas críticas para su defensa.

Con las nuevas precisiones obtenidas, Rusia utilizaría armas nucleares en situaciones que incluyan, por ejemplo, la destrucción del 20% de los submarinos con capacidad de lanzar misiles balísticos nucleares. A su vez los 29 documentos delinean casos de uso nuclear si son destruidos: “el 30 por ciento de sus submarinos de ataque de propulsión nuclear, tres o más cruceros, tres aeródromos o un ataque simultáneo a los centros de mando costeros principales y de reserva”. Voceros del Kremlin han puesto en duda la supuesta autenticidad de los reportes publicados.

La doctrina nuclear rusa incluye por tanto:

  • Tratar de detener agresiones;
  • Contener la intensificación de conflictos;
  • Permitir que fuerzas terrestres y navales rusas consigan objetivos o eviten perder territorio que no pueda lograrse por medios convencionales.

Según Olga Oliker, directora de programas para Europa y Asia Central de International Crisis Group, Putin utilizaría armas nucleares “con la intención de evitar una mayor escalada y poner fin al conflicto de la manera más favorable (o aceptable) posible para sí mismo”.

Cabe destacar que los documentos referenciados por Financial Times hacen énfasis en el uso de armas nucleares tácticas, que podrían usarse en campos de batalla europeos o asiáticos a escala “limitada” y no tanto en el uso de misiles balísticos intercontinentales con el potencial de desencadenar una guerra termonuclear. E

El tono general de la información revelada parece hacer foco en que Moscú podría utilizar una pequeña cantidad de armas nucleares en el campo de batalla, con el fin de desescalar un conflicto e infundir temor en sus adversarios, buscando evitar una escalada planetaria con Estados Unidos.

Un punto llamativo que se desprende del análisis de esta información es la consideración del posible origen de ataques que lleven a Moscú a utilizar sus armas nucleares. Dentro de los escenarios propuestos, se presenta un posible ataque de China sobre Siberia como un justificativo para cruzar el umbral nuclear. Históricamente la Unión Soviética tuvo una relación conflictiva con la República Popular China, llegando a enfrentarse en escaramuzas en 1969, y estando a punto de estallar una guerra abierta. Cientos de miles de soldados estuvieron acantonados por años en la frontera entre ambos países en caso de una escalada en las tensiones.

Pero en el presente, las relaciones entre ambos países son cada vez mejores, habiendo firmado en 2022 un tratado de “amistad sin límites”. Sin embargo existen preocupaciones en el Kremlin sobre un posible futuro conflicto con Beijing, es especial sobre el estatus de las provincias siberianas más alejadas de Moscú. 

La información revelada indica que la Federación Rusa no contempla el uso de armas nucleares sólo en situaciones en donde se esté enfrentando a armas del mismo tipo. La posibilidad existe, aunque improbable, de que Vladimir Putin considere que la pérdida de distintos tipos de capacidades militares convencionales, o la pérdida de intereses estratégicos justifique cruzar el límite nuclear.

Compartí tu opinión
Ryan Leif Hillblad
Ryan Leif Hillblad

Asesor Político, especializado en Defensa y la relación entre Estados Unidos y China

Artículos: 36

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *