Crecen las inversiones de China y Rusia en el litio boliviano

Bolivia busca posicionarse en el mercado internacional del litio con la ayuda de Rusia y de China, que le ofrecen inversión en tecnología de extracción directa de litio, buscando asegurar la obtención el mineral para la producción de baterías.

En los últimos meses, Bolivia ha recibido grandes inversiones de China y Rusia en el rubro minero, fundamentalmente en el sector del litio. Como mencionamos en otro artículo, la Estrategia Nacional Boliviana con respecto al mineral es de perfil nacionalista y estatista, razón por la cual, para poder invertir en la industria del litio, se necesita una asociación con Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB). En ella, la empresa estatal boliviana debe conservar siempre la mayor parte de las acciones (51%).

Por un lado, en enero de 2023, el presidente boliviano, Luis Arce, suscribió un acuerdo con el conglomerado chino CBC, compuesto por CATLBRUNP y CMOC, para la puesta en marcha de dos nuevas plantas de Extracción Directa de Litio (EDL) para YLB. Seis meses después, el gigante asiático ha decidido aumentar su inversión inicial de 1.000 millones de dólares a 1.400 millones. Además de las inversiones, según The DiplomatChina anunció un nuevo préstamo de 250 millones de dólares para construir una planta de refinación de zinc de Oruro, consolidando su posición como mayor financiador extrajero del país.

Por otro lado, el pasado 29 de junio, la compañía Uranium One Group, la cual forma parte de la Corporación Estatal Rusa de Energía Atómica ROSATOM, y la empresa estatal boliviana, YLB, firmaron un acuerdo marco para la construcción de un complejo para la extracción y producción de carbonato de litio. El emprendimiento industrial se ubicará en el salar Pastos Grandes, ubicado en el departamento de Potosí.

Según el medio ruso Rybar, la inversión en Pastos Grandes es el primer proyecto extranjero de la compañía, cuya primera fase está prevista para el 2025. Las inversiones en él ascenderán a alrededor de 600 millones de dólares, mientras que la capacidad de diseño sería de 25.000 toneladas de carbonato de litio por año.

Ambas inversiones utilizan la tecnología de Extracción Directa del Litio, la cual constituye un moderno método de explotación de mineral, que da como resultado el «litio verde«. CleanTech Lithium explica esta tecnología de la siguiente manera: “la salmuera se extrae del acuífero de la cuenca y se bombea a una unidad de procesamiento donde se utiliza una resina o material de adsorción para extraer únicamente litio, mientras que la salmuera gastada se reinyecta en los acuíferos de la cuenca sin agotar el acuífero ni dañar el medio ambiente”.

Beneficios para Bolivia

Si bien Bolivia tiene la fuente de litio más grande del mundo, aún no se encuentra entre los primeros productores mundiales. Por esta razón, las inversiones de este estilo son muy beneficiosas para el país, ya que podrían colocarlo de una vez por todas entre los primeros productores del mundo

Sin embargo, el beneficio más importante de estas inversiones es la transferencia tecnológica, puesto que las inversiones se realizan como ya se mencionó, mediante una asociación con YBL. En este sentido, según Rybar el lado boliviano recibirá una producción avanzada y la tecnología de extracción de litio más eficiente hasta la fecha, lo que aumentará los ingresos del gobierno y conllevará la creación de todo un clúster industrial”.

Es importante señalar que hay severas críticas al respecto este tipo de inversiones debido a que suelen causar daños ambientales e ignorar las preocupaciones de las comunidades originarias. Según un informe del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas publicado en marzo pasado, 14 proyectos chinos de energía y minería en nueve países latinoamericanos ignoraron las regulaciones que protegen el medio ambiente y a las comunidades locales e indígenas.

Beneficios para China y Rusia

Ambas potencias internacionales se benefician de estas asociaciones gracias a la obtención de la materia prima clave para la producción de la incipiente industria de baterías de ion-litio

En el caso de Rusia, también según Rybar, el insumo sería utilizado para la producción de baterías de litio en Kaliningrado en 2025, planta que necesita unas 10.000 toneladas de carbonato de litio por año. Cabe recordarse que los proyectos de extracción de litio en Rusia no darán carbonato de litio, al menos, hasta 2030. De esta manera, el litio boliviano será la principal fuente para la producción de baterías domésticas en los próximos años. Además de esto, la compañía rusa recibirá no solo un contrato rentable a largo plazo, sino también el control de una parte de un recurso estratégico que es fundamental para el desarrollo de la industria moderna.

En el caso chino, el gigante asiático busca convertirse en el principal inversor de la minería bolivarianapriorizando a este país por sobre los demás del «Triángulo del Litio«, formado por Argentina, Bolivia y Chile, en parte debido al mayor nivel de influencia política y económica que puede ejercer en Bolivia. Por otro lado, es sabido que China es el mayor productor de baterías de ion-litio del mundo, acumulando aproximadamente el 80% de la capacidad de fabricación de celdas, por lo que resulta lógico que busque asegurar la mayor cantidad de materia prima posible. 

Finalmente, tanto Rusia como China ganan influencia en la región, conocida por ser el patio trasero de los Estados Unidos. En este sentido, el gigante norteamericano opta por permitir este tipo de inversiones en la región dado que no las considera del todo rentables, según informa Rybar.

Conclusión

Es importante que Bolivia logre aprovechar estas oportunidades para colocarse como un actor relevante en el mercado internacional del litio, recurso estratégico para la transición energética global. Sin embargo, el país andino debe ser prudente con respecto a las intenciones de China y Rusia. La evidente asimetría de poder entre Bolivia y los dos Estados mencionados puede generar relaciones de dependencia que se conviertan más en un problema que una solución. Por ello, la administración de Arce debe establecer reglas claras que protejan los derechos de la población.

Compartí tu opinión
Lisandro Matamala
Lisandro Matamala

Estudiante avanzado de la licenciatura en Relaciones Internacionales en la Universidad Nacional de Rosario. Mis áreas de interés son la economía y las finanzas internacionales, centrándome especialmente en la intersección de éstas con la geopolítica mundial.

Artículos: 56

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *