Crece la preocupación internacional por la situación en Sudán

Las Naciones Unidas han expresado su preocupación por la situación en Sudán y la incapacidad de sus distintos organismos especializados para actuar y cumplir con sus funciones en el terreno.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha expresado su preocupación por la escalada de la violencia en Sudán a medida que las primeras personas refugiadas que huyen de los enfrentamientos han empezado a llegar a Chad en búsqueda de mayor seguridad.

Según datos del 20 de abril, se calcula que entre 10.000 y 20.000 personas han huido del conflicto en la región sudanesa de Darfur para buscar protección en Chad. Por ello, ACNUR está en coordinación con las autoridades de Chad para apoyar el registro de las personas que lleguen en los próximos días.

Cabe aclarar que en el este de Chad ya viven más de 400.000 personas refugiadas procedentes de Sudán, por lo que los nuevos arribos suponen un desafío adicional para los servicios públicos y los recursos del país, que se encuentran al límite de su capacidad. Las necesidades más urgentes son provisión de agua, alimentos y alojamiento, atención de salud, protección de la niñez y prevención de la violencia de género.

Además, el coordinador humanitario de las Naciones Unidas en Sudán, Abdou Dieng, ha pedido a ambas partes en la lucha por el poder militar que «apliquen pausas humanitarias» que permitan a civiles y trabajadores humanitarios acceder a suministros esenciales.

Incluso breves pausas acordadas entre las facciones rivales, que hasta ahora han ignorado todos los llamamientos a un alto el fuego, permitirían a los civiles acceder a alimentos y agua esenciales.

«Estoy horrorizado por el número de víctimas civiles de los enfrentamientos«, ha declarado Abdou Dieng. «Al menos 331 personas han muerto en todo el país, entre ellas cinco cooperantes, y casi 3200 han resultado heridas«, señaló el coordinador el viernes.

Días antes, durante un breve encuentro con la prensa tras finalizar una reunión convocada por la Unión Africana, las Naciones Unidas, la Liga de Estados Árabes y otros actores internacionales, Antonio Guterres, secretario general de la ONU, destacó el consenso en “condenar los combates en curso y pedir el cese de las hostilidades”. 

Cientos de personas han muerto y resultado heridas. Los combates en zonas urbanas son especialmente peligrosos para los civiles, incluidos los niños, que en repetidas ocasiones sevieron obligados a refugiarse en escuelas y evacuar hospitales en medio de tiroteos. Esto es completamente indignante”, indicó.

Por su parte, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que las informaciones sobre efectivos militares ocupando instalaciones sanitarias “son profundamente preocupantes”.

El doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus señaló que “la falta de acceso a lugares seguros, de electricidad, alimentos, agua, personal y la disminución de los suministros médicos impiden que muchas instalaciones sanitarias funcionen en el preciso momento en que hay miles de heridos que necesitan atención urgente”.

En los hospitales hay una grave escasez de personal médico especializado, suministros de oxígeno y bolsas de sangre, ha declarado la OMS, mientras que la falta de electricidad y los apagones ponen en alto riesgo a los pacientes hospitalizados.

«También están aumentando rápidamente las necesidades de salud mental y apoyo psicosocial, especialmente entre los niños, a medida que continúa el conflicto«, señaló la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

Además, la directora de ONU Mujeres, Sima Bahous, también emitió una declaración en la que expresaba su grave preocupación por el efecto de los incesantes combates en las mujeres y niñas sudanesas.

«Como en todas las crisis, ésta tendrá sin duda repercusiones nefastas y desproporcionadas en la vida de las mujeres y niñas sudanesas. Nos solidarizamos con el pueblo sudanés y mantenemos nuestro compromiso de apoyarlo”, dijo Sima Bahous.

Según la alta funcionaria de la ONU, ya están saliendo a la luz informes de violencia sexual y de género, y teme que «serán cada vez más frecuentes» e hizo un llamamiento a las tropas gubernamentales y a las milicias para que «garanticen que ninguna mujer o niña se vea afectada por estos crímenes«.

Adicionalmente, la directora ejecutiva de UNICEF también ha manifestado su preocupación por las recientes muertes de niños en Sudán y la suerte que puedan correr los menores afectados por el aumento de las hostilidades en la nación africana.

La máxima responsable de UNICEF añadió haber recibido informaciones “de niños refugiados en escuelas y centros de atención mientras los combates arrecian a su alrededor, de hospitales infantiles obligados a evacuar a medida que se acercan los bombardeos, y de hospitales, centros de salud y otras infraestructuras críticas dañadas o destruidas, lo que limita el acceso a cuidados y medicinas esenciales y vitales”.

Cabe resaltar que el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) se ha visto obligado a detener temporalmente las operaciones que proporcionan alimentos y asistencia en Sudán.

Un número récord de personas ya padecía hambre en Sudán antes de que estallara el conflicto el 15 de abril. Sin embargo, los enfrentamientos en curso impiden que el PMA entregue alimentos de emergencia, proporcione comidas escolares a los niños o prevenga y trate la desnutrición, aseguró la organización.

Compartí tu opinión
Santiago Vera García
Santiago Vera García
Artículos: 101

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *