África: cada vez más importante en la red global del Estado Islámico

Se ha reportado la presencia de múltiples lideres de alto nivel, y la frecuencia y mortalidad de los ataques han incrementado en varias regiones del continente.

El pasado 31 de mayo, Estados Unidos llevó a cabo un ataque aéreo en Somalia con el objetivo de eliminar al Emir Abdulqadir Mumin, líder de la Provincia de Somalia del Estado Islámico (EIS), aunque no se ha podido determinar si el ataque fue exitoso. Según analistas estadounidenses, Mumin era el ‘líder global’ del Estado Islámico (EI) desde el año pasado, aunque otros dicen que era el jefe de la Dirección General de Provincias. Además, reportes manifiestan qué Estado Islámico ve a África como “un lugar donde deberían invertir, donde los gobiernos son ​​más permisivos y el EI puede operar mejor y con mayor libertad”.

El jefe de la Dirección General de Provincias ha sido más significativo desde el punto de vista operativo y estratégico que el califa del EI, principalmente desde que ISIS fue derrotado territorialmente a fines de la década pasada y comenzó su descentralización. La Dirección proporciona orientación operativa y coordina la financiación a todas las filiales globales del EI a través de varias oficinas regionales del EI, desempeña un papel central en las operaciones de ataque externo y supervisa los asuntos administrativos internos de alto nivel dentro de las provincias. A pesar de la creencia de que Mumin ejercía como jefe de la Dirección, oficialmente no hay líder desde febrero de 2023.

En el ultimo tiempo, EIS ha cobrado mucha importancia dentro de la red global del EI. Este alberga la oficina regional del EI en África Oriental, al Karrar, que supervisa la financiación, la capacitación y otro tipo de apoyo para el personal del grupo en el este y sur de África y la red global del EI. La oficina ha permitido que la EIS desempeñe un papel enorme en la red administrativa del Estado Islámico a pesar de la pequeña huella militar de la facción somalí, que cuenta con menos de 400 militantes. La ubicación relativamente central de las EIS entre las filiales del EI en África Central, África Occidental, Medio Oriente y el Sudeste Asiático también respaldaría las responsabilidades globales de la dirección.

Todo esto trae una mayor inestabilidad e inseguridad en el Cuerno de África, ya que EIS compite con la filial de Al-Qaeda en Somalia, Al-Shabaab. EIS ha emprendido una ofensiva contra Al Shabaab desde 2023 para mejorar su posición, lo que puede estar relacionado con los esfuerzos del EI por reducir la presión sobre posibles refugios de liderazgo en el norte de Somalia. EI publicó dos actualizaciones en 2024 en su boletín semanal destacando esta ofensiva, diciendo que EI ha matado a cientos de militantes y ha tomado el control de las montañas Al Miskaad. Al-Shabaab es el principal competidor de la EIS por el control de la cordillera, aunque ambos grupos enfrentan presiones esporádicas de fuerzas locales e internacionales.

Disputas territoriales entre EIS y Al-Shabaab. Fuente: Critical Threats

La ONU señaló en su informe de enero de 2024 que África es el destino más probable para el liderazgo central del EI si el desgaste y los desafíos de seguridad en Irak y Siria obligaran al EI a alejarse de Medio Oriente. Este cambio de liderazgo desde Medio Oriente reflejaría el cambio de facto hacia África como epicentro de la actividad del EI que ha ocurrido desde la derrota territorial de ISIS. Los afiliados africanos del EI combinados han reclamado más ataques que los afiliados del ISIS o del sudeste asiático desde 2022 y han perpetrado más ataques que todas las demás ramas del EI combinadas desde 2023.  

Los medios del Estado Islámico reflejan esta realidad, ya que el 80% de los informes publicado en Al-Naba, el newsletter semanal de EI, se han centrado en los afiliados africanos en 2024. EIS contribuye cada vez más a las operaciones globales del grupo, incluido el reclutamiento de combatientes extranjeros y los ataques externos. La ONU y Estados Unidos han confirmado que la EIS ha utilizado agentes en Sudáfrica para transferir dinero a la Provincia de Khorasan del Estado Islámico (EIPK), que realiza ataques en Afganistán, Irán, Pakistán y Rusia. Analistas y funcionarios de seguridad advirtieron en 2024 sobre un mayor riesgo de que se produzcan complots del EIPK dirigidos a Occidente, incluido Estados Unidos.

Informes no verificados de la red de informes de fuente abierta Zagazola, bien conectada y con sede en Nigeria, afirmaron en enero de 2024 que el Consejo Shura del EI estaba considerando establecer una base para el liderazgo central en Níger. Además, Critical Threats evaluó previamente en noviembre que la creciente fuerza de la Provincia del Estado Islámico del Sahel (EIPS) a lo largo de 2023 estaba creando las condiciones para un centro de liderazgo en la zona de la triple frontera de Burkina Faso, Malí y Níger. Esto podría generar una nueva crisis de seguridad en el Sahel, donde ya ha habido repetidos golpes de estado por la falta de políticas de seguridad y defensa contra los grupos terroristas, y donde además hay una fuerte presencia de Al-Qaeda a través de su filial, Jama’at Nasr al-Islam wal Muslimin (JNIM).

Estado del terrorismo en África. Fuente: Critical Threats

Compartí tu opinión
Wenceslao Menceyra
Wenceslao Menceyra

Estudiante avanzado de Relaciones Internacionales en la Universidad Austral; focalizado en temas de Defensa, Seguridad y Conflictos Internacionales.

Artículos: 61

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *