A tasas japonesas: El crecimiento económico de Japón supera al de China por primera vez en 46 años

La tasa de crecimiento nominal de Japón alcanzó el 5,7%, superando el 4,6% registrado por China. Hacía casi cincuenta años que esto no sucedía.

Aunque el producto interno bruto nominal de Japón se situó por debajo del de Alemania el año pasado, relegándolo al cuarto puesto entre las mayores economías del mundo, su tasa de crecimiento superó a la de China por primera vez en casi medio siglo.

Según las cifras preliminares del PIB de 2023 publicadas el jueves por la Oficina del Gabinete de Japón, la tasa de crecimiento nominal de Japón fue del 5,7%, superando el 4,6% de China. Este cambio sorprendente se produjo en un momento en que Japón está experimentando un aumento en la inflación, a diferencia de China, que enfrenta presiones deflacionarias.

La economía china registró un crecimiento del 5,2% en términos reales, acelerándose en comparación con el año anterior. Este repunte se atribuye en parte a un crecimiento del 3% en 2022, cuando la economía se contrajo bruscamente debido a las políticas de «cero COVID» implementadas por China.

Sin embargo, la tasa de crecimiento nominal -que tiene en cuenta la inflación- se desaceleró hasta el 4,6% en 2023 desde el 4,8% del año anterior.

Naciones como Estados Unidos y Alemania experimentaron tasas de crecimiento nominal superiores al 6%, destacando así la desaceleración de China en comparación con las principales economías desarrolladas, además de Japón.

La desaceleración en el crecimiento del PIB nominal de China «se traduce en un deflactor negativo del PIB del -0,5% en 2023, marcando la mayor caída desde 1998-99″, según Ting Lu, economista jefe para China en Nomura.

«El deflactor negativo del PIB sugiere que el nivel general de precios se mantiene abrumadoramente moderado, en línea con una persistente baja inflación en el índice de precios al consumidor (IPC) y una inflación negativa en el índice de precios al productor (IPP)», escribió recientemente.

La demanda interna en China permanece débil en medio de una prolongada caída en el sector inmobiliario y un mercado laboral desafiante, especialmente para los jóvenes. Simultáneamente, la inversión en infraestructura y sectores industriales ha continuado, incrementando la capacidad de oferta y generando una constante presión deflacionaria en la economía.

A pesar de la disminución interanual de los precios al consumidor durante cuatro meses consecutivos hasta enero, el índice de precios al productor ha permanecido en terreno negativo desde octubre de 2022. Lillian Li, analista de Moody’s Investors Service, señaló que las medidas políticas implementadas por Pekín en las últimas semanas buscan respaldar el crecimiento económico, aunque los resultados concretos aún están por verse.

«El impacto en el crecimiento del PIB nominal en 2024 dependerá de si las medidas, y los estímulos futuros, logran mejorar la confianza del mercado y estimular la demanda de manera sostenible», expresó.

Thomas Gatley, estratega de China con sede en Pekín de la firma de investigación independiente Gavekal, sugiere que es probable que la presión deflacionaria en China persista o incluso se intensifique, ejerciendo así una presión a la baja sobre los precios a nivel global. «Con su auge inmobiliario histórico claramente concluido, el gobierno está depositando todas sus esperanzas en una expansión del sector manufacturero para impulsar el crecimiento futuro», comentó. «Existen razones sólidas para anticipar que China continuará siendo una fuerza desinflacionaria en los próximos años».

Adicionalmente, Gatley destacó que los responsables políticos chinos y el sistema financiero, sobre el cual tienen una influencia cada vez más directa, están comprometidos a dirigir más capital hacia el sector manufacturero.

La robustez manufacturera de China ha desempeñado un papel crucial en la disminución de la inflación a nivel mundial en las últimas dos décadas, especialmente desde que el país se unió a la Organización Mundial del Comercio en 2001. Aunque hay un debate en curso sobre si la inflación en las economías desarrolladas regresará a los niveles anteriores a la pandemia, Gatley sugiere que es probable que la influencia de China continúe ejerciendo presión a la baja sobre los precios.

«El impacto de China en los precios globales se inclina de manera cada vez más evidente hacia una tendencia desinflacionaria», afirmó. La economía china experimentó un crecimiento nominal anual promedio de alrededor del 12% entre 2000 y 2022. Una desaceleración en esta tasa implica una reducción en la expansión del mercado, lo que podría afectar las ganancias de las empresas que realizan negocios en China.

S&P Global Ratings anticipa que las utilidades de las compañías evaluadas en siete de las principales naciones de Asia-Pacífico, que incluyen a China, India, Indonesia, Corea del Sur, Japón, Australia y Nueva Zelanda, experimentarán un crecimiento del 5% o menos en el presente año. La agencia de calificación indicó que esta cifra muestra una ligera desaceleración en comparación con la tasa de crecimiento del PIB nominal en la región, siendo la «reducción en la expansión económica de China» una de las razones fundamentales detrás de este fenómeno.

Compartí tu opinión
Rocco di Riscio
Rocco di Riscio
Artículos: 57

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *